Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
KIEV.- Los manifestantes antigubernamentales tomaron el control de la capital de Ucrania, donde se apoderaron de la residencia y el despacho presidenciales, en tanto que el Parlamento analizaba la destitución del gobernante.
Una colaboradora del Presidente Viktor Yanukovich dijo que éste viajó de la capital hacia su base de apoyo, en el Este del País, donde se habla ruso, aunque no tiene intención de dejar el poder.
En una sesión especial del Parlamento, los legisladores advirtieron sobre el peligro de que el País se divida en dos.
Las regiones occidentales de Ucrania quieren vínculos más estrechos con la Unión Europea y rechazan la autoridad de Yanukovich en muchas ciudades.
La región oriental de Ucrania, que representa el grueso del producto interno bruto del País, apoya vínculos más cercanos con Rusia.
Hanna Herman, aliada cercana de Yanukovich, dijo que el Presidente se encuentra de visita en Járkov, una ciudad del Este de Ucrania, el centro de la base de apoyo del gobernante.
“Aunque algunas personas lo desean, Yanukovich no tiene intención de marcharse del País”, declaró Herman. Afirmó que el Presidente se reunirá con electores en la región y pronunciará un discurso televisado.
El viaje tiene lugar un día después de que Yanukovich y dirigentes de la Oposición suscribieron un acuerdo negociado por Europa tendente a superar la crisis política que ha durado meses y en la que han muerto numerosas personas y cientos resultaron heridas en el País.
El acuerdo incluye elecciones anticipadas y reformas constitucionales que reducirían las facultades al Presidente.
Los manifestantes, furiosos por la corrupción y que desean el viraje de Ucrania hacia Europa más que hacia Rusia, dijeron que tienen el control total de Kiev y tomaron posiciones en los alrededores del despacho y la residencia del Presidente.
El Parlamento, al que apenas hace un día controlaban los partidarios de Yanukovich, consideraba someterlo a juicio político y fijar rápidamente una fecha para las nuevas elecciones a fin de poner fin a tres meses de enfrentamientos que han derivado en una crisis nacional a causa de la identidad y la futura dirección de Ucrania.
A pesar de las concesiones importantes que hizo ayer Yanukovich, los manifestantes dijeron que la realización de elecciones a finales de año constituye una fecha muy postergada.
“¡Renuncia! ¡renuncia (Yanukovich)!”, gritaban a coro los manifestantes en la Plaza de la Independencia, centro del movimiento de protesta.