Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- En Jalisco, la influencia de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera tuvo su cenit de la mano de Ignacio “Nacho” Coronel Villarreal.
Éste último fue uno de los principales socios de la organización del capo sinaloense, pero también era su compadre.
El Cártel de Sinaloa, liderado por Guzmán Loera, estuvo vinculado con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).
La relación se remonta a la temporada en la que miembros del Cártel de los Valencia -también conocido como del Milenio- se establecieron en la entidad.
Presuntamente fueron apoyados por “Nacho” Coronel, pero tras la detención en el 2009 de Óscar Orlando Nava Valencia, “El Lobo”, líder de los Valencia, la organización se dividió.
Ramiro Pozos González, “El Molca”, quien entonces era operador de los Valencia, declaró en el 2012 que Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, fue el primero en reclamar el liderazgo, pero él se opuso.
De la fractura nacieron La Resistencia y el CJNG, cuyos integrantes pugnaban por el control de la venta y el trasiego de drogas.
“Nacho” Coronel pereció al enfrentar al Ejército el 29 de julio de 2010, en Colinas de San Javier, en Guadalajara.
Un día después, su sobrino Mario Carrasco Coronel, quien se creía que sería el sucesor, murió en otro enfrentamiento con las fuerzas castrenses, en Zapopan.
Según “El Molca”, desde el 2010 el CJNG, liderado por Oseguera Cervantes, hizo una “limpieza” de la “plaza” y atacó incluso a miembros del Cártel de Sinaloa.
En noviembre del 2011 hizo su aparición en Jalisco otro grupo criminal identificado como “La Corona” o “Los Corona”. Un homicidio en Zapopan fue su “debut”.
Varios integrantes de este grupo fueron detenidos y al declarar en la delegación estatal de la PGR dijeron que los apoyaba “El Chapo” Guzmán.
“La Corona” no tardó en subirse a la pelea por el territorio jalisciense. Su aparición fue otra pista de que el CJNG y el Cártel de Sinaloa estaban distanciados.