Banner

Bomberos lograron convencer al protestante para que bajara del edificio y evitaron una tragedia

Por Iván Sosa

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El joven que escaló la Estela de Luz bajó a las 15:30 horas escoltado por dos bomberos que dialogaron 40 minutos con él para convencerlo.

Hacia las 13:10 horas, Alejandro Montaño subió la estructura de 104 metros en cerca de 20 minutos y arrojó cartulinas desde las alturas.

“Mancera represor, libera a los presos políticos y ahora manda a tus granaderos”, “Nadie está pidiendo que suban a rescatarnos y nadie trae armas. Mancera cobarde2 y “Protestar no es un delito. Revolución”, se leía en los carteles.

Al lugar arribaron ocho bomberos y fueron los vulcanos Raúl Fonseca y Rogelio Ayala quienes escalaron por espacio de 45 minutos para llegar a donde estaba el manifestante y dialogar con él para que bajara, pues incluso les pedía que lo dejaran estar más tiempo arriba.

Cuando finalmente Montaño accedió a descender, lo hizo escoltado por los bomberos, posteriormente fue llevado a la ambulancia A8055 del ERUM y luego a una Agencia del Ministerio Público.

“¡Quiero que me digan si estoy detenido!”, gritaba el hombre ya en tierra, pero nadie le respondió.

Una vez que la ambulancia partió del sitio también comenzaron a retirarse las cerca de 100 personas que observaban la acción.

Esta es la segunda ocasión en que una persona escala la construcción, el primer caso fue en diciembre de 2012, unos días después de que Enrique Peña Nieto tomó posesión como Presidente.

Mientras tanto, el comandante de Bomberos Ignacio Ruiz pidió que se incrementen las medidas de seguridad en el sitio para evitar accidentes durante este tipo de protestas.