El secretario de estado norteamericano John Kerry condenó la ``indescriptible violencia y acciones de terror''

THE ASSOCIATED PRESS
DAMATURU, Nigeria.-Supuestos extremistas islámicos mataron a por lo menos 29 estudiantes en dormitorios estudiantiles de una escuela secundaria el martes por la madrugada, dijo el vocero del gobernador del estado nigeriano de Yobe a The Associated Press.
Los soldados de un puesto de vigilancia cerca del establecimiento del gobierno fueron misteriosamente retirados horas antes del ataque, agregó el vocero Abdullahi Bego.
Los milicianos trabaron la puerta de un dormitorio donde dormían los estudiantes varones y le prendieron fuego, degollaron a quienes trataron de escaparse por las ventanas y mataron a tiros a quienes pudieron salir corriendo, dijo el profesor Adamu Garba.
Agregó que algunos estudiantes murieron quemados en el ataque que comenzó a las 2 de la mañana.
Las estudiantes mujeres no fueron atacadas, agregó el portavoz. Los atacantes dijeron a las jovencitas que se fueran a sus casas, se casaran y abandonaran la educación occidental que, según dijeron, es anatema para el islam, añadió.
Bego dijo a la AP lo que los sobrevivientes y líderes comunitarios le dijeron al gobernador Ibrahim Gaidam cuando visitó el destruido Colegio del Gobierno Federal en Buni Yadi, un colegio secundario a 70 kilómetros (45 millas) al sur de la capital estatal Damaturu.
Bego agregó que todo el complejo de la escuela relativamente nueva fue destruido con bombas incendiarias: seis dormitorios, el edificio administrativo, el alojamiento del personal, las aulas, una clínica y la cocina.
Agregó que Gaidam preguntará por qué aparentemente se le levantó la protección al colegio.
``La comunidad se quejó al gobierno de que ayer fueron retirados los militares y después ocurrió el ataque'', afirmó. Un grupo de unos ocho soldados montaba guardia en el puesto de control cuando un reportero de AP visitó el lugar recientemente, y la base militar más cercana era una unidad de unos 30 soldados en el pueblo de Buni Gari, a 2 kilómetros (1,2 millas) de distancia.
Pero los soldados procedentes de Damaturu no llegaron hasta el mediodía, horas después que los atacantes concluyeron su carnicería y huyeron, según líderes comunitarios que dijeron haber enterrado a 29 víctimas, la mayoría aparentemente de entre 15 y 20 años de edad, dijo Bego.
El vocero militar Eli Lazarus confirmó el ataque, pero dijo que no podía dar una cifra exacta de víctimas porque los soldados todavía estaban extrayendo cadáveres.
Los militares dijeron haber arrestado a varios soldados acusados de entregar información y ayudar a extremistas de la red terrorista Boko Haram, que significa ``La educación occidental está prohibida''. Un senador fue acusado de cargos similares.
El presidente Goodluck Jonathan desestimó las versiones de que los militares están perdiendo la guerra de cuatro años para contener el levantamiento islámico de cuatro años en el nordeste de la mayor nación productora de petróleo en Africa.
Decenas de miles de nigerianos han perdido familiares, casas, negocios, pertenencias y fuentes de trabajo por la rebelión. El ataque del martes es uno más de una larga serie. Más de 300 civiles han muerto este mes.
El secretario de estado norteamericano John Kerry condenó el lunes la ``indescriptible violencia y acciones de terror'' y agregó que Estados Unidos ayudó a las autoridades nigerianas a elaborar un amplio plan ``para combatir la amenaza que plantea Boko Haram al mismo tiempo que son protegidos los civiles y es asegurado el respeto a los derechos humanos''.