Banner

Tropas sirias asesinaron a combatientes islamistas en las afueras de Damasco

NOTIMEX

JERUSALÉN.- Al menos 175 combatientes islamistas, entre ellos sauditas, chechenos y qataríes, murieron ayer durante una emboscada de las tropas del régimen sirio en las afueras de Damasco, informó la agencia siria de noticias SANA.

Una unidad del ejército sirio localizó a ‘terroristas’ del Frente Al Nusra (yihadistas) y de la brigada Al Islam (islamistas) cerca de Damasco y lanzó el ataque, dejando unos 175 muertos y decenas de heridos en las filas insurgentes, según la agencia.

Tras el ataque, que ocurrió en la zona de Ghouta Oriental, un bastión rebelde de la periferia de Damasco, donde en agosto pasado se produjo el bombardeo con armas químicas, el ejército sirio incautó numerosas armas de los yihadistas e islamistas.

Un jefe militar sirio agregó que sus tropas detectaron a combatientes del Frente Al Nusra, vinculado a la red Al Qaeda, cuando se trasladaban entre las localidades de Al Midaa y Al Damil.

Esta operación fue resultado del cerco a los grupos terroristas armados en Al Ghouta Oriental y la firme disposición del Ejército para impedir que los terroristas se infiltren en la zona, señaló.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), un grupo con sede en Londres pero que cuenta con una amplia red de activistas en Siria, confirmó que decenas de personas murieron en la emboscada.

Decenas de combatientes islamistas murieron y resultaron heridos en la emboscada tendida por las tropas del régimen sirio, apoyadas por el grupo chiíta libanés (Hezbolá), cerca de la aldea Otaybeh en el área Ghouta Oriental?, precisó el OSDH.

El ataque fue el más mortífero contra los rebeldes en los últimos meses en este país sumido desde hace tres años en una guerra civil, que ha dejado más de 140 mil muertos.

El Frente Al Nusra y la brigada Al Islam son dos organizaciones que reivindican su alineamiento con la red Al Qaeda y luchan por derrocar el régimen del presidente Bashar al-Assad e instaurar un gran califato.