Banner

EL UNIVERSAL
TOLUCA.- El Estado de México ha registrado la presencia de miembros de cuatro cárteles, según han declarado el procurador local, Miguel Ángel Contreras, y la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Entidad.
Se trata de La Familia Michoacana que mantiene primacía en el control de extorsiones, secuestros y narcomenudeo en poniente, oriente y en Valle de Toluca; Los Caballeros Templarios en fracciones del sur del territorio, hacia los límites con Michoacán; así como Los Zetas y células de Nueva Generación distribuidas en secciones del Valle de México y Toluca.
Aunque Conteras Nieto ha mantenido silencio en torno a la nueva escalada de violencia que vive el Valle de México, desde el 4 de marzo del 2013 ya había identificado plenamente a las principales mafias que operan en la entidad, vinculándolas con las oleadas de ejecuciones que se registraron esos días.
En menos de 12 meses, aquel diagnóstico, confirmado en su momento por el entonces titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Salvador Neme Sastre, parece reafirmarse por las recientes e jecuciones en Cuautitlán, Ecatepec y Tlalnepantla con saldo de al menos 15 muertos en un día.
Apenas el pasado 11 de diciembre cuatro hombres fueron ejecutados en la colonia Benito Juárez de Nezahualcóyotl, con un mensaje que se atribuyó a La Familia Michoacana. Ese caso, sin embargo, selló el final de un año marcado por la violencia en el Valle de México.
Entre julio y agosto de ese año se presentaron ataques a bares localizados en Nezahualcóyotl y Los Reyes, al igual que ahora, dejando un saldo de al menos cinco personas muertas.
También el 16 de marzo del año pasado, 10 personas perdieron la vida durante un enfrentamiento con integrantes de una Base de Operación Mixta adscrita a Valle de Bravo, identificados como probables integrantes de La Familia Michoacana.
También en abril del 2013, aparecieron colgados de un puente del municipio de Atizapán de Zargaoza dos hombres, ejecuciones que entonces el procurador mexiquene vinculó con la delincuencia organizada. Para entonces el procurador aseguraba que algunas de estas acciones estaban ligadas a la fuerte pugna de grupos delincuenciales en el territorio.
“La Familia Michoacana disputa el control con grupos independientes, que tras las detenciones realizadas por la autoridad, hace algunos meses, buscan reafirmar su preeminencia en la zona”, precisó entonces el procurador.