THE ASSOCIATED PRESS
CULIACAN.- Menos de 100 personas marcharon en favor de la paz el sábado en el Estado Noroccidental mexicano de Sinaloa, varios días después que unos mil partidarios de Joaquín “El Chapo” Guzmán desfilaron para exigir que el capo del narcotráfico sea liberado.
La marcha fue promovida como un paso para recuperar “el orgullo de ser sinaloense” después que la manifestación de partidarios de Guzmán el miércoles recibió una amplia cobertura de la prensa.
Aunque no se anunció como una protesta contra “El Chapo”, algunos habitantes de Culiacán, la capital de Sinaloa, que desfilaron el sábado evidentemente se oponían a la imagen de que otros respalden al capo arrestado hace una semana.
Los manifestantes por la paz vestían de blanco y sostenían pancartas con consignas como “Arriba el Sinaloa de bien” y “Sinaloa es gente de trabajo”. A diferencia de la marcha a favor de Guzmán, no hubo alimentos gratis ni música de banda.
Algunos de los simpatizantes de “El Chapo” dijeron que el capo les agrada porque daba empleos, dinero y protección. En la manifestación del miércoles, músicos norteños tocaban trompetas al tiempo que estudiantes de secundaria uniformados llevaban letreros que decían “Queremos libre al Chapo” y “Amamos al Chapo” mientras desfilaban en Culiacán, durante mucho tiempo considerado el bastión del Cártel de Sinaloa, liderado por Guzmán.
Los manifestantes también dijeron oponerse a cualquier intento de extraditar al narcotraficante a Estados Unidos, donde enfrenta varios cargos por tráfico de drogas.
“El Chapo” es considerado ampliamente el capo del narcotráfico más poderoso del mundo. En fallos esta semana, dos jueces federales dijeron que tendrá que someterse a juicio en cargos separados por tráfico de drogas y crimen organizado en México. La Procuraduría General de la República indicó que también enfrenta cargos por crimen organizado en otros seis casos en cuatro estados mexicanos y en la Ciudad de México.
Guzmán, que se escapó de una prisión mexicana en 2001, permanecerá en la cárcel de mayor seguridad del País. El Gobierno ha dicho que no será extraditado pronto a Estados Unidos, donde enfrenta cargos en California, Nueva York y otros estados.
En Chicago fue declarado el enemigo público número uno.