JOSÉ ESCOBAR ZABALA
Cronista de la Ciudad

Hoy es Miércoles de Ceniza. La agenda conduce a los fieles católicos a Catedral, Parroquias, Capillas y Santuarios, para luego salir luciendo en la frente el símbolo de la cristiandad. Es un acto de fe que desde niños nos inculcaron nuestros padres y abuelos. Es día también de quienes llevan el nombre de Eusebio. Obviamente en su época el civilizador Eusebio Francisco Kino, padre de la Pimería Alta, recibía múltiples felicitaciones como muestra de amistad y cariño.
Kino, a más de trescientos años de su inmensa gesta fundadora de misiones humanistas, sigue siendo hoy en día parte esencial del patrimonio histórico y cultural de Sonora. Respetando las tradiciones de los grupos tribales los enseñó a extraer de la tierra sus frutos mediante los más avanzados sistemas de labranza. En cada misión anexó aulas para que niños y personas mayores aprendieran a leer y escribir. Supo así dominar tanto al desierto como a la serranía. Magdalena, donde vivió, lleva su nombre. En Ciudad Obregón, la calle Kino, es una importante vialidad frontera con la Laguna del Náinari.
En la historia de nuestra cabecera municipal, imposible pasar por alto la figura del maestro Eusebio Montero Morales, fundador en marzo de 1938 del Colegio Guanajuato, ubicado por la calle Puebla al norte, cerca de la primera escuela oficial de educación primaria, “Carlos M. Calleja”. Montero Morales falleció el 21 de agosto de 1957, y poco tiempo después su querido colegio cerró sus puertas. De sus aulas salió el ex presidente municipal, Faustino Félix Escalante, entre otros muchos distinguidos cajemenses.
Respecto a la historia nacional, un día como hoy, en 1913, el general Ignacio L. Pesqueira, gobernador de Sonora, promulga una ley por la cual el Congreso Local y el Ejecutivo del Estado desconocen al usurpador general Victoriano Huerta, como Presidente de la República. Pesqueira se levanta en armas y combate, con satisfactorios resultados, al huertismo.
Entre los viejos aficionados al boxeo se sigue comentando como muy merecido el reportaje dominical del pasado domingo, redactado por Sergio Ibarra, sobre el ex boxeador Arnoldo Gómez Amado, mejor conocido como Arnoldo Gil, a lo largo de una carrera de diez años que dio comienzo en 1949, combatiendo en plan de adolescente contra un amigo suyo, “Cotono” Valencia, en función celebrada en Esperanza, combatiendo en la estelar por el título estatal gallo Ramón “Chinito” Young contra el “Negrito de Empalme”.
Por cierto, ese primer combate lo ganó Valencia, pero de ahí en adelante, ya en la arena de Ciudad Obregón, Arnoldo fue creciendo no sólo en peso y estatura, sino también en victorias. Su racha triunfal siguió en el Estadio Álvaro Obregón, bajo la promoción del Club 20-30. Barrió con los mejores de peso welter, incluyendo al campeón nacional Juan “Bombín” Padilla.

No respetan arte de callejón  

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/928708WP01168_copia.jpg

Luce en muy mal estado

  El famoso callejón del arte, ubicado en el primer cuadro del centro de la ciudad se encuentra descuidado y predomina la basura.

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/364261WP001171_copia.jpg

Luce en muy mal estado

El famoso callejón del arte, ubicado en el primer cuadro del centro de la ciudad se encuentra descuidado y predomina la basura.

http://tribuna.info/components/com_gk3_photoslide/thumbs_big/222573WP001169_copia.jpg

Luce en muy mal estado

El famoso callejón del arte, ubicado en el primer cuadro del centro de la ciudad se encuentra descuidado y predomina la basura.