Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La cúpula del sector privado manifestó su preocupación por el mal arranque de año y bajó su proyección de crecimiento económico de 3.9% a 3.3 por ciento.
La recuperación esperada aún no llega y los indicadores de coyuntura tampoco son ideales, expresó Gerardo Candiani, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, durante su mensaje semanal.
“A estas alturas del primer trimestre, se complica la posibilidad de que se verifique la expectativa oficial de un crecimiento cercano a 3.9% para el 2014. De mantenerse las tendencias, el crecimiento en el año estaría más cercano a 3.3%, con un carácter inercial marcado en gran medida por el ‘efecto rebote’ luego de la desaceleración del 2013”, expresó.
Añadió que durante enero, se registraron 4 mil 200 trabajadores ante el IMSS, la cual fue la cifra más baja para un mes similar desde 2002.
El mercado interno sigue débil y sin expectativas de repunte; el crédito al consumo y las ventas de las cadenas minoristas siguen estancadas, añadió.
La cuesta de enero ha sido más pronunciada por los efectos del nuevo marco tributario, por lo que se debe evitar un aumento a otros costos patronales.
“Por lo pronto es preciso evitar cualquier otra disposición que inhiba la actividad económica, como eventuales incrementos de facto en cuotas de seguridad social, que encarezcan aún más la creación de empleos formales y bien pagados, o disposiciones que afecten la certidumbre jurídica que requiere la inversión”, apuntó Gutiérrez Candiani.
Por esta razón, el líder de los empresarios pidió acelerar la inversión en infraestructura, a través de la agilización del proceso de licitaciones y el arranque de obras para garantizar que el lento arranque no predomine el resto del año.
Agregó que las leyes secundarias de las reformas estructurales y una política industrial, junto con acciones emergentes, podrían contribuir a dinamizar a la economía nacional.