Banner

Exigen internos mejorar trato hacia ellos y familiares, evacuan a personal administrativo e intervienen policías Estatal y Federal para controlar situación

Por Javier Camacho

TRIBUNA

Para exigir un mejor trato para ellos como para sus familiares que los visitan, internos del Centro de Readaptación Social (CERESO) de Obregón, se amotinaron la tarde de ayer, pero fueron controlados rápidamente por los guardias del lugar, apoyados por agentes de la Policía Estatal y Federal.

La muestra de inconformidad se registró poco antes de las cuatro de tarde y ante el riesgo de posible fuga masiva o toma de rehenes, se evacuaron cerca de 30 empleados administrativos y algunos que aún quedaban en los juzgados del Ramo Penal, cuyas oficinas están ubicadas en la entrada de la penitenciaría.

La revuelca se inició en el pabellón sur donde los reos quemaron colchonetas, trapos y otros artículos para llamar la atención del exterior.

Los guardias tuvieron que lanzar más de 20 “bombas” de gas lacrimógeno para poder calmar a la gente y apoyarse de 25 elementos de la Policía Estatal y Federal para llegar hasta el pabellón donde se habían “levantado en armas”.

La tensión duró cerca de dos horas, mientras en el exterior decenas de elementos policíacos de los tres niveles y de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) se mantenían a la expectativa para evitar cualquier intento de fuga.

Algunos familiares de los internos, quienes pidieron el anonimato para evitar represalias, dijeron que el motín se registró debido a la forma inhumana que son tratados la mayoría de la población penitenciaria.

Aseguran que el actual director del CERESO, Héctor Manuel Goycochea Valenzuela y los propios guardias tratan muy mal a los reos, así como a los familiares y personas que acuden a visitarlos.

Trascendió que uno de los factores que detonó el motín es por la comida, la cual supuestamente es de pésima calidad, pero además el mal trato que se le da a los visitantes cuando son revisados por las o los guardias, así como la forma de inspeccionar los alimentos u cualquier artículo que llevan a los internos.