Mario Rivas Hernández
Luis Acosta: el dilema de un líder honesto

ALGUNA VEZ UN GOBERNADOR de Sonora le dijo a un grupo de concesionarios del transporte urbano, que él siempre había entendido que cuando hay dos o tres partes en pugna, cuando menos una de ellas se siente satisfecha.
--Pero aquí me encuentro con que los concesionarios están inconformes, los choferes están inconformes, los usuarios están inconformes y el Gobierno también está inconforme—remató.
De esta plática surgió lo que sería el Sistema SUBA, cuyas unidades hoy ruedan por ahí, como triste testimonio de lo que antes fueron.
DIEZ AÑOS DESPUÉS, el transporte urbano enfrenta la peor crisis de su historia.
Y lo peor: igual que hace diez años, los usuarios están que trinan de rabia por tantos problemas que les afectan, los choferes están en huelga unos, y amenazando con irse al paro, otros; el Gobierno no está conforme y los concesionarios tampoco.
O sea, que estamos nuevamente en cero.
EN EL CONFLICTO LABORAL QUE tiene paralizada a una de las 4 empresas del transporte urbano de Ciudad Obregón (SITOSA), han sucedido algunos incidentes curiosos, por decirlo de algún modo.
Si no fuera porque los que están pagando los platos rotos son los usuarios, esto sería para dar risa.
RESULTA QUE EL LÍDER del Sindicato, LUIS ACOSTA CÁRDENAS, se encuentra frente a una rara dicotomía.
Y es que por un lado, es el secretario general del Sindicato de la empresa cuyos trabajadores están en huelga.
En este carácter, Luis debe abanderar la causa y acatar lo que decida la mayoría de los choferes.
Por otro, es regidor y presidente de la Comisión del Transporte. En esta tesitura, está obligado a buscar una solución y evitar la huelga, por el bien de los ciudadanos que utilizan ese medio de transporte.
A fin de cuentas, Luis Acosta fue votado por esos ciudadanos de a pie y a ellos se debe.
Pues bien: unas declaraciones formuladas por Acosta Cárdenas el martes anterior, me llevó a recordar a un personaje de una película de la época de oro del cine mexicano.
Era un hombre bajito de estatura que vivía en una vecindad de la Ciudad de México.
Tenía dos o tres empleos: era policía, era bombero y creo que hasta plomero.
En la pantalla se le veía llegar a su vivienda, saludar a su mujer con un “¡ya vine, vieja!”, ponerse el uniforme de bombero y despedirse: “¡ya me voy, vieja!”.
Todo esto sucedía en menos de un minuto.
No pude evitarlo: lo de Luis Acosta me remontó a aquellos años del milusos cuyas expresiones se convirtieron en moneda de uso cotidiano: “¡Ya vine, vieja, ya me voy, vieja!”
PUES SI: LUIS ACOSTA DECLARÓ que para evitar que se vayan a huelga 15 rutas de las cuatro empresas de transporte urbano, y con ello generar un caos que afectaría a miles de usuarios, asumiría su rol de regidor y presidente de la Comisión del Transporte.
Pero inmediatamente después, el dirigente se transforma en líder del sindicato huelguista:
“… Pero como dirigente sindical, si la asamblea decide que se van a huelga, voy a apoyarlos hasta las últimas consecuencias”.
¿Se da usted cuenta por qué Luis Acosta me recuerda a aquel simpático personaje de la película de la época del cine mexicano?
Y mire usted: no es que el dirigente no tenga razón. De hecho, los choferes son las principales víctimas de los adeudos que se tienen con el IMSS, con INFONAVIT y demás entidades de apoyo al trabajador.
Esto no tiene vuelta de hoja.
Y volvemos al gobernador de Sonora mencionado al principio: todos parecen tener la razón.
¿Qué hacer?
ME QUEDA CLARO QUE LUIS ACOSTA nunca debió de haber sido nombrado presidente de la Comisión del Transporte, siendo él miembro de ese gremio.
Su posición es la de juez y esta postura no lleva sino a un conflicto de intereses.
PERSONALMENTE, CREO ENTENDER lo que quiso decir. Me parece que intentó mostrar un rasgo de honestidad y congruencia.
Es decir, que como regidor y presidente de la Comisión del Transporte, intentará evitar la huelga. Pero que si la asamblea decide irse a la huelga apoyará el movimiento “hasta sus últimas consecuencias”.
Se le entiende, pero no se le justifica.
AQUÍ YA LO HE DICHO: nunca he podido comprender la raíz del problema del transporte urbano.
Yo he platicado con unos y con otros, y todos casi me han convencido de que les asiste la razón.
A lo mejor todos tienen algo de razón. Pero no toda.
El problema son los intereses creados.
Los vicios del pasado que crearon un mal ambiente.
ES CIERTO: EL PAÍS HA cambiado. La política ha cambiado. La democracia, aunque muy imperfecta, ya es una realidad.
Pero hay cosas que no han cambiado. Y una de ellas es el transporte.
Ahí están enraizadas muchas malas yerbas que los gobiernos no han podido arrancar.
SEGÚN VEO YO LAS COSAS, todas las partes tienen algo de razón pero también algo de culpa. Tengo, para mí, que el principal problema es que no hay un árbitro que pueda mediar, arbitrar el diferendo hasta llegar a un punto de acuerdo.
Como todas las cosas, esta tiene solución. Es cuestión de voluntad y de honestidad.
A menos de que…
Usted me entiende.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ
DEJEME DECIRLO: ME LLAMÓ AYER, a eso del medio día. Es un abogado de esos que hay pocos: recio, honrado, estudioso del derecho y pocas veces equivocado en sus decisiones…
--Ya perdiste el corridito de los libros—espetó, rotundo…
--¿Cuál corridito?...
--Es que ibas muy bien, los libros es lo que marca la diferencia de tu columna…
--Ah, ya caigo. No te preocupes. Fue una ausencia temporal. Tengo decenas de obra que debo comentar con los lectores y tú eres uno de ellos, algo que me enorgullece, abogado…
Me comprometí con mi amigo a que ya no perdería “el corridito de los libros”…
QUIERO RECORDAR QUE en la anterior ocasión que platiqué aquí de libros, me quedé en un relato sobre el 15 de agosto de 1914, cuando las tropas constitucionalistas al mando del General Obregón entraron a la Ciudad de México…
Sobre mi escritorio, se quedó esperando ser comentado el libro más reciente de ARMANDO FUENTES AGUIRRE, “Catón”, titulado “La Guerra de Dios, el conflicto cristero”…
Es una crónica espléndida, conmovedora y muy lejana de cualquier fanatismo…
No tiene desperdicio y es recomendable por donde se le quiera ver…
AHORA MISMO EL DR. RENÉ SOTO REYNA, está dándole los últimos toques a su nueva novela histórica, cuyo título se sale del estilo al que nos tiene acostumbrados…
La obra se llama “A volar, mi amor”, y la trama se desarrolla en Naco, Ímuris, Querobabi, Hermosillo, Empalme y Guaymas…
Por supuesto: hay una historia de amor entre un piloto francés y una bella mujer sonorense…Pero también trazos de historia real, documentada, de modo que es una obra muy completa, muy amena y en cierto modo, romántica…
Soto Reyna me comenta que para abril será presentada esta novela, siguiendo el itinerario del principal protagonista, es decir, Naco, Nogales, Hermosillo, Empalme y Guaymas…
Habrá tiempo de ampliar la información sobre esta obra en los días por venir, aunque supongo que las presentaciones iniciarán hasta después de Semana Santa…
En todo caso, ya se verá…
Ah, casi lo olvido: tengo aquí, frente a mí, el libro “Partido Revolucionario Institucional (Sonora)”, de JOSÉ LUIS IBARRA APODACA, en cuya portada aparece el emblema de ese partido, en sus dos partes superiores, los emblemas del PNR y PRM, o sea, Partido Nacional Revolucionario y Partido de la Revolución Mexicana…
Ambos emblemas y nombres desaparecieron por los vaivenes de la política y por los afanes del gobernante en turno de desaparecer todo lo que su antecesor hubiese dejado…
Cárdenas, por ejemplo, le cambió el nombre al PNR, porque le hacía recordar al fundador, PLUTARCO ELÍAS CALLES… Cárdenas inventó el PRM, y finalmente—hasta ahora—se le cambió por el de Partido Revolucionario Institucional, que acabó con la era de los militares en la Presidencia de la República…
El libro tiene algunas imprecisiones, algunos errores, pero todos fueron contabilizados por el autor al final, reconocidos y corregidos… Como debe de ser…
MIENTRAS TANTO, EN HERMOSILLO se acaba de celebrar un encuentro entre representantes de la Procuraduría Agraria y líderes de organizaciones campesinas…
La reunión se dio en el marco de la instalación del Comité Permanente de Control y Seguimiento con las representaciones sociales, con el objeto de sentar las bases que permitan dar seguridad y certeza jurídica a la propiedad social y en consecuencia aspirar a programas crediticios que ofrece el Gobierno Federal… CRUZ LÓPEZ AGUILAR, el titular de la Procuraduría Agraria, envió un mensaje a los dirigentes, vía satélite…
Y DESDE LA CIUDAD DE MÉXICO, me reportaron ayer a JOSÉ LUIS GERMÁN ESPINOSA, intentando arreglar el problema con algunos de los representantes yaquis que se apostaron frente a la sede de la CDI, en Hermosillo…
OTRO PERSONAJE DEL CAMPO, éste de Pueblo Yaqui, FREDY VERDUZCO VALENZUELA, se reportó de Hermosillo, con algunas noticias en las alforjas… Fredy promete comentar algunas incidencias a la brevedad posible…
Y POR ÚLTIMO: SI, TIENEN razón las señoras que ayer me enviaron un correo electrónico, en el que me reprochan haber omitido los nombres de TERESITA CARAVEO GALINDO y CARMEN ALICIA CAMACHO, cuando abordé el tema de la paridad de género…
Mea culpa…
Es todo.
Le abrazo.