Por César Omar Leyva
TRIBUNA
Respetuosos del derecho de manifestación de los integrantes del STEUS, alumnos del Campus Cajeme de la Universidad de Sonora, expresaron su sentir respecto a la huelga y aseguraron sentir temor de que se pudiera repetir lo sucedido en 2009.
En el caso de los estudiantes de las carreras de Medicina y Enfermería la afectación para ellos ha sido mínima, pues la mayoría de sus clases las toman en hospitales y clínicas hasta donde siguen asistiendo por las tardes, mencionó Jesús Antonio Pérez Mercado.
El presidente de la Sociedad Estudiantil de Medicina, dijo que como agrupación de alumnos mantienen una postura neutral frente a la huelga y están conscientes de que los sindicalizados tienen derecho a este tipo de recursos para defender sus derechos laborales.
“Lo único que nos impide la huelga es entrar al centro de cómputo y a la biblioteca pero clases no hemos perdido. Por otro lado si el 20 de marzo los académicos se van a huelga tampoco nos veremos tan afectados porque la mayoría de nuestros maestros no son sindicalizados. Nos vemos afectados en el sentido que tenemos que utilizar otras instalaciones y en el hecho de que se pudiera extender el calendario”, resaltó.
Dijo también que ellos como asociación son ajenos a los grupos de alumnos del Campus Hermosillo que han buscado ampararse contra la huelga y que entienden este tipo de manifestaciones porque allá no hay lugares alternos en donde puedan tomar sus clases.
“Quiero invitar a los aspirantes a la carrera de Medicina a que continúen el proceso y no se desanimen por las huelgas. Hoy en día nuestra carrera ha mejorado mucho y es una de las mejores a nivel nacional, después de la marcha que hicimos en diciembre las condiciones mejoraron bastante”, comentó.

Afectados
totalmente
químicos biólogos clínicos
Quienes sí están pagando las consecuencias de la huelga son los estudiantes de la carrera de Químico Biólogo Clínico, los cuales están perdiendo la totalidad de sus clases debido a que ellos no realizan prácticas en el exterior.
Alan García Moreno, presidente de la Sociedad de Químicos Biólogos Clínicos, expuso que a ellos si les afectaría notoriamente el hecho de que el calendario académico se tuviera que alargar algunas semanas.
“Nosotros en verano tenemos la oportunidad de realizar estancias científicas en otras ciudades, si el calendario se extiende y salimos de clases después del 15 de junio, muchos estaríamos perdiendo esa oportunidad que es de gran importancia para nuestra formación académica”, mencionó.
El recuerdo de la huelga de 2009, cuando estuvo a punto de perderse el semestre, está muy presente por ello es que los estudiantes de ésta y otras carreras que llevan la totalidad de sus materias en las instalaciones del campus piden a los sindicalizados y a las autoridades que dialoguen y busquen un acuerdo pronto.
“Hay maestros que por correo electrónico nos mandan lecturas, pero cualquier esfuerzo didáctico que hagamos desde casa, no se compara con estar asesorados por un maestro. Pero es una medida para que esta situación no nos afecte en gran medida”, expuso el estudiante.

Siguen estancadas
las negociaciones
Hasta el día de ayer las negociaciones entre el STEUS y las autoridades de la Universidad de Sonora, parecían seguir estancadas, por lo que no se puede predecir cuándo va a terminar al huelga, mencionó Alejandro Gómez Alcalá.
El coordinador académico del Campus Cajeme, dijo que lo único que resta es seguir esperando y que hasta el momento no ha habido alguna notificación sobre modificaciones al calendario semestral.
Reconoció que la huelga podría influir en que algunos aspirantes a entrar a la Universidad de Sonora, el próximo semestre comiencen a buscar otras opciones, sin embargo, descartó que ello se pudiera ver reflejado en el Campus Cajeme, donde cada año la demanda supera por mucho a la oferta.