Banner

Por Federico Chávez Manjarrez
TRIBUNA
Para justificar la disponibilidad de agua que eventualmente se le asignaría a Hermosillo, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) hace una disminución nominal de 60 millones de metros cúbicos a Ciudad Obregón, reconociéndole solamente 47 millones de metros cúbicos anuales, lo que constituirá un problema muy grave para el Municipio de Cajeme, afirmó Adalberto Rosas López.
El miembro del Movimiento Ciudadano por el Agua, comentó que esto se concluyó en la reunión organizada por el Movimiento, donde los técnicos que auxilian a la Tribu Yaqui en el proceso de consulta, informaron que la CONAGUA presentó un reporte sobre el balance hídrico de la Cuenca del Río Yaqui, en atención a los requerimientos de la misma consulta, donde se desprende esa disminución.
Al recibir esta información, Rosas López, dijo que estaba enterado de que David Korenfeld, firmó este fraude nominal en contra de Ciudad Obregón.
El dato por sí mismo es un escándalo, afirma Rosas, pero las consecuencias son criminales, puesto que “se realiza esta maniobra contable para justificar la operación de un acueducto que empujaría a la Cuenca del Río Yaqui a un desequilibrio que pone en peligro todas las actividades productivas del Sur de Sonora y la existencia misma de la Tribu Yaqui”.
Rosas López dijo que “la CONAGUA era una entidad caduca, pero creo que no se ha dimensionado el nivel de corrupción estructural que domina a la dependencia”.
“En los últimos doce años, -explica-, se terminó de consolidar una doctrina, que bajo un ropaje ecologista, abandonó toda política de gestión de más-agua y se dedicaron a promover negocios especulativos en asociación con intereses privados que ven en el agua una mercancía y no un insumo para el desarrollo, la producción de alimentos y el bienestar del pueblo.
“Esta inercia ha fomentado el enraizamiento de una especie de burocracia permanente, que al parecer, -dice el agricultor del Valle del Yaqui-, no sólo está infectada de corrupción, sino también de pereza intelectual y de una abulia que los pone muy lejos de la pasión necesaria para resolver los grandes problemas nacionales relacionados con la política hídrica del País”.
“Con el fraude nominal en contra de los habitantes de Ciudad Obregón, para beneficiar al grupillo de los treinta especuladores inmobiliarios de Hermosillo, David Korenfeld, sacó su credencial como miembro de la burocracia corrupta de CONAGUA”, sentencia Rosas López.
Afirmó que es evidente que con esas credenciales, Korenfeld no puede servir a los propósitos del Gobierno de Enrique Peña Nieto, quien discursivamente ha sostenido que el conflicto por el agua en Sonora, se tiene que resolver en el marco de la legalidad y del respeto al Estado de Derecho.