Es muy difícil cosechar el cereal acostado.

Por Federico Chávez Manjarrez

TRIBUNA

El problema de acame en las poco más de cuatro mil 200 hectáreas del cultivo de trigo que dejaron las lluvias, fuertes vientos y granizada del domingo, podrían dejar pérdidas económicas de alrededor de 42 millones de pesos a los productores del cereal, toda vez que es muy difícil cosechar el cereal acostado.

Así fue estimado por los propios productores afectados como Humberto Oroz de la zona de Pueblo Yaqui, quien dijo que al menos a él en los Block 1203 de la zona de Pueblo Yaqui, concretamente en el Campo 16 y 1100, los vientos le acamaron alrededor de 30 hectáreas de la variedad Cirno.

Detalló que luego de hacer un recorrido en el primero de los block, se le acamaron una gran parte de las cinco hectáreas que tenía para reproducción de semilla para el próximo ciclo 2014-2015, mientras que en el 1203, de las 50 hectáreas se le acostaron una gran parte, teniéndose un estimado de 30 hectáreas totales.

Expresó que ya reportó el daño al Fondo de Aseguramiento de la UCAY, ya que por lo general en un acame es muy difícil levantar el trigo, por más que se bajen las cuchillas o picos de la trilladora, aunque se hará el esfuerzo, ya que el daño lo estima en unos 50 mil pesos, de acuerdo a no cosechar unas 3 toneladas por hectárea que multiplicado por el precio promedio de tres mil 200 arroja los daños económicos ya descritos

Así como a él hay productores de la UCAY, que reportan daños derivados de los fuertes vientos y granizadas.