Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Acreedores de Oceanografía, empresa intervenida por el Gobierno Federal por un presunto fraude a Banamex, informaron que el barco OSA Goliath está en Aruba y planean venderlo para cobrar su deuda.
Norsk Tillitsmann, fiduciario noruego que gestiona a los tenedores de uno de los dos bonos de Oceanografía, informó que el navío fue incautado ayer a petición suya.
“La nave fue arrestada en aguas de Aruba a petición de Norsk Tillitsmann. La empresa inició el proceso de arresto con el propósito de preservar los intereses de los tenedores de bonos y después de recibir instrucciones de la mayoría de ellos”, indicó este sábado la compañía, en una carta publicada en su sitio.
Norsk Tillitsmann dijo que están preparando la venta del barco, que en los documentos de colocación del bono en 2013 fue valuado en 245 millones de dólares y ofrecido como respaldo de la emisión.
Oceanografía, empresa de Amado Yáñez y uno de los mayores proveedores de PEMEX, fue intervenida por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) de la Secretaría de Hacienda el pasado 28 de febrero luego que el banco estadounidense Citigroup la acusara de fraude por unos 400 millones de dólares.
La empresa, con sede en Ciudad del Carmen, Campeche, es acusada de falsificar facturas de PEMEX para obtener créditos por 585 millones de dólares con Banamex, filial mexicana de Citi.
Tras la operación del SAE, los tenedores del bono emitido en 2013 por 160 millones de dólares y con vencimiento en 2018, afirmaron a inicios de marzo que su deuda había caído en impago por 215 millones de dólares, incluyendo intereses, y que se cobrarían con la venta del barco OSA Goliath.
Aunque el titular de Hacienda ha declarado que es un pleito entre particulares, la intervención del SAE busca que las operaciones de Petróleos Mexicanos no sean afectadas.
Oceanografía también tiene otro bono en impago por 335 millones de dólares, emitido en 2008, además de deudas con Banamex, Bancomext, proveedores y trabajadores.