Banner

Por Enrique Lomas
AGENCIA REFORMA
CHIHUAHUA.- Antes de ser vinculado a una banda de secuestradores, Adrián Enríquez Parra arrancaba risas de los niños como el payaso “Tachuelín, en Ciudad Juárez.
Actualmente confinado en el área para plagiarios que no volverán a las calles en lo que les resta de vida.
El payaso fue sentenciado a 26 años de cárcel en mayo de 2011, justo antes de que entrara en vigor la prisión vitalicia.
“Fueron errores circunstanciales pero hasta eso se paga muy caro y yo estoy pagando”, señaló el payaso, quien ameniza la estancia de los hijos de reclusos los días de visita familiar.
Enríquez Parra fue sentenciado por el plagio de un empresario, en agosto de 2009.