PARA ENTRAR Y SALIR: Aquí se rompe la regla de si es mujer u hombre, sin importar el lugar, la persona que sale tiene preferencia, sean pacientes.

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- Es verdad, hay mujeres que no están de acuerdo en que durante la cita él pague toda la cuenta o que les cargue la bolsa, pero si bien esos códigos requieren una plática entre los implicados para establecer los roles, hay ciertas normas de cortesía que no se ponen a discusión.
El hombre siempre da el paso a la mujer, pero existen ciertos motivos, según el portal protocolo.org, en las que él debe asumir una posición diferente, así que echemos un vistazo a las normas de cortesía que hablarán de los buenos modales de un hombre.

EN EL ELEVADOR: Atención, caballeros, ustedes deben pasar primero por una cuestión de seguridad, ya que deben revisar que el ascensor sea seguro, que todo está en orden y posteriormente dar el paso a la mujer.
EN UNA RESERVACIÓN: Será el hombre quien se presente, se anuncie y pase primero para mostrarle el camino a la mujer de la mesa reservada, posteriormente tomarle la silla y acercarla para que ella se siente.
EN EL AUTO: Aunque a veces las prisas hacen que los modales se pierdan, el hombre es quien debe llegar primero al auto, abrir la puerta a la mujer. Al llegar al destino él debe bajar primero y abrirle la puerta.
EN EL TRANSPORTE PÚBLICO: En una ciudad tan ajetreada puede parecer una burla este código, pero si todavía queda algún civilizado en el camino, deben saber que en caso de ir acompañados son ellos quien suben primero y toman la mano para agilizar la entrada de ellas. Por ningún motivo deben quedar abajo y empujarlas de las caderas o los glúteos.
EN PUERTAS ESPECIALES: Si la entrada es una puerta giratoria, de torniquete o vaivén (como las puertas de las tabernas del oeste), ellos deben entrar, sujetar la puerta e invitar a que ella pase.
ESCALERAS: Si van a bajar, ellos debe ir uno o dos escalones adelante, esto por si la mujer tropieza él con su fuerza puede ayudarla a recuperar el paso y no caer.
PARA ENTRAR Y SALIR: Aquí se rompe la regla de si es mujer u hombre, sin importar el lugar, la persona que sale tiene preferencia, sean pacientes.