EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Diana Laura Riojas Reyes, al lado del féretro de su esposo, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en el cementerio municipal de Magdalena de Kino, Sonora, muestra su carácter firme al hablar en el funeral del padre de sus hijos, de su compañero de vida, del candidato presidencial del PRI.
Delgada, enferma de cáncer, regresará para siempre al lado de Colosio 240 días después, pero esta tarde de vientos y sol del desierto, Diana Laura, sólo así, Diana Laura, como la retendrá la memoria colectiva, muestra la dignidad del duelo, ante las balas del odio, y recuerda ideas del político, una de ellas, como un llamado a la esperanza.
“Luis Donaldo quería un futuro de paz y concordia; quería un sólo México, sin divisiones, sin violencia, sin rencores entre hermanos”, expresó.
Así habla la viuda del hombre que iba a ser Presidente de la República, al lado del féretro, ante la tumba abierta. Así es Diana Laura, madre del pequeño Luis Donaldo, de nueve años; de Mariana, de 13 meses. Y en nombre de los cuatro da las gracias, a quienes la acompañan.
La recuerda Cristina Díaz Salazar, quien hoy es senadora por Nuevo León. La vida las vinculó desde niñas, en el Instituto Excélsior, de las madres salesianas, en Monterrey. Estudiaron primaria y secundaria.
“Admiraba a Diana Laura, unos años delante de mí: carismática de ojos grandes color miel, que en las asambleas cívicas tomaba el micrófono para declamar y organizar”.
La política reencontró unos años después a Diana Laura y a Cristina Díaz Salazar, militante y cuadro del sector popular del PRI, que encabeza en la actualidad.
Cercana a Diana Laura en la etapa de presidencia del PRI de Colosio, vio como los Colosio Riojas se complementaban, y es así que en el momento del duelo, “ella tuvo la fortaleza para mantenernos en pie, a la sociedad”.
Dice que ese momento, en el cementerio que tenía por límites el horizonte del desierto sonorense, las palabras de Diana Laura, alimentaron la esperanza de esa generación, que se recondujo en el proceso democrático actual.
“Dio muestra del temple del que ella estaba hecha, en momentos difíciles para el País, cuando quedaba viuda con sus hijos y en la enfermedad y, sobre todo, fue piedra angular para mantener la esperanza en la sociedad mexicana. Su mensaje fue de unidad y cohesión”.
Luis Donaldo Colosio y Diana Laura Riojas formaron una pareja que es emblemática en México, dice Cristina Díaz Salazar.
Y agrega: “No he visto una mujer más enamorada de su marido, como Diana Laura de Luis Donaldo: por él vivía, por él sobrevivió a su enfermedad”. Desde entonces, 20 años ya, dice Díaz Salazar, cuando hablamos de Colosio, hablamos de Diana Laura.