Banner

Por Rosa Dihnora Montaño
EL INFORMADOR DEL MAYO
NAVOJOA.- El Contrato Colectivo de Trabajo es muy claro, por lo que los académicos no seremos quienes lo violenten y si tenemos que dar clases será en las aulas y no en espacios ajenos a la Universidad, además de que no seremos comparsa de ningún funcionario de Gobierno quien pretende boicotear un recurso legal como lo es la huelga.
Señaló el delegado del Sindicado de Trabajadores Académicos de la Universidad de Sonora (STAUS) en el área de Ciencias Químicas Biológicas en la Extensión Sur de la casa de estudios, Anselmo Sierra Félix, al revelar que el gremio al que pertenece ha emplazado a la huelga también a la institución para el 30 de abril a las 17:00 horas.
Aclaró que si para esa fecha la UNISON continúa paralizada por un conflicto en que hasta ahora el rector Heriberto Grijalva Monteverde no ha tenido sensibilidad para resolver, ellos como gremio pedirán una prórroga a la instancia correspondiente para el posible estallamiento, porque es obvio que en caso de un estallamiento no estarían en condiciones de ejecutarlo, por haber ya un movimiento previo similar.
Consideró que hasta ahora no se le ve ningún interés al rector por entrarle de lleno a las negociaciones pese a que se han cumplido ya tres semanas de huelga.
Demandó que el Gobierno del Estado intervenga de mediador para que Grijalva Monteverde se siente a negociar, porque no tienen los alumnos porque pagar las consecuencias de su indiferencia, una porque el semestre puede correr el riesgo de perderse o en su defecto de prolongarse.
Exigió a los funcionarios universitarios que dejen de manipular a estudiantes, porque con ello se corre el riesgo de que el movimiento tome otros tintes y dimensiones.
“Aquí la solución es fácil y está en que Grijalva Monteverde se siente a dialogar, por el bien de la institución y de los alumnos que ya están en zozobra ante lo incierto de la situación”, agregó.