Banner

Por Inder Bugarin
AGENCIA REFORMA
BRUSELAS.- La Cumbre de Seguridad Nuclear, un foro diseñado para reducir progresivamente el material nuclear almacenado en el planeta, inició sin la participación de uno de los países con mayores reservas de uranio, Rusia.
Moscú se ausentó por la crisis en la península ucraniana de Crimea y como respuesta a las sanciones diplomáticas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.
Tampoco asistieron a la cita Corea del Norte e Irán, el primero presume tener armas nucleares, y el segundo es visto como aspirante a hacerse de la bomba atómica.
El foro fue creado en 2010 por el Presidente estadounidense, Barak Obama para lograr uno de sus principales objetivos de política exterior: la reducción considerable de material nuclear en el mundo.
La tercera edición, la primera se celebró en Washington y la segunda en Seúl, Corea, fue convocada para hablar sobre uranio y plutonio y los candados existentes para evitar que grupos terroristas accedan a este material para desarrollar armas de destrucción masiva.
Sin embargo, la agenda se ha visto eclipsada por la crisis en Crimea.
El G7 (Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Japón y Canadá), celebra una cumbre paralela en La Haya para definir la estrategia a seguir ante la negativa de Rusia de encontrar una salida diplomática al conflicto en Ucrania.
El encuentro reúne a 58 líderes mundiales y 5 mil delegados de 53 países, entre los mandatarios presentes, además de Barack Obama, destaca el Mandatario chino Xi Jinping y el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe.
La Delegación mexicana está representada por Juan Manuel Gómez Robledo, Subsecretario de Asuntos Multilaterales de la Cancillería, y Perla Carvalho, asesora del Subsecretario de Asuntos Multilaterales para Seguridad y Desarme.
México afirma que la única garantía contra los riesgos y amenazas que representan las armas nucleares, es su total eliminación.
No obstante, los expertos dudan que el proceso de desarme avance tras la crisis ucraniana.
El Primer Ministro interino de Ucrania, Arseni Yatseniuk, afirmó que Moscú nunca hubiera invadido Crimea, si Kiev no hubiera renunciado a sus armas nucleares.
El Gobierno ucraniano destruyó todas sus reservas de uranio enriquecido y el material radioactivo heredado por la Unión Soviética sólo lo utiliza para la investigación con fines pacíficos.
Para Yatseniuk difícilmente la actitud ucraniana podrá ser imitada por Irán o Corea del Norte luego de lo ocurrido en Crimea.
El Primer Ministro holandés, Mark Rutte, afirmó que en el mundo circulan unas 2 mil toneladas de material nuclear, incluyendo armamento.