Banner

Ofrecieron ayer rueda de prensa Baltazar Peral, Juan Leyva Mendívil y Alejandro Olea Güereña.


Por Arianna Monteverde Meléndrez
TRIBUNA
En un periodo no mayor a 30 días, se podría parar el trasvase de agua del Novillo hacia el acueducto Independencia, ya que uno de los módulos que se amparó entregó a la CONAGUA todas las pruebas que avalan que la compra de derechos de agua de Granados y Huásabas fue ilegal.
En rueda de prensa y acompañado por el presidente del Distrito de Riego, Juan Leyva Mendívil y Baltazar Peral, integrante del Comité Técnico de la Lucha por el Agua; el representante jurídico del movimiento Alejandro Olea Güereña, dio a conocer que desde el pasado 20 de marzo se presentaron todas las pruebas necesarias para que la Comisión Nacional del Agua actúe.
Explicó que si le convencen los argumentos presentados por la defensa de los módulos de riego involucrados, la CONAGUA tendrá que revocar la asignación de derechos de agua, por lo tanto ya no se tendrá que transferir agua.
Sin embargo, explicó que como contraparte, si la CONAGUA confirma que los derechos son válidos, seguirá el proceso; sin embargo aseguró que la defensa cuenta con todos los elementos para garantizar que el Comité Estatal del Agua actuó de manera ilegal al realizar la compra los derechos del vital líquido.
Destacó que a partir de que se realiza la notificación a los módulos quejosos, el proceso para la verificación de las pruebas puede tardar hasta tres meses en resolverse, sin embargo, la de CONAGUA se comprometió que al menos en un mes se podría obtener respuesta.
Afirmó que se realizó una transacción fraudulenta de derechos de agua de Huásabas y Granados, cuando ya estaban extintos esos títulos, emitidos violando los decretos de veda, e incluso contraviniendo la Ley de Aguas Nacionales, emitidos por autoridades que no eran las competentes, por lo se comprobará la afectación a los productores y al ecosistema en la cuenca del Río Yaqui, por la operación del acueducto Independencia.