El español concreta triunfo sobre Istomin en 59 minutos y está en octavos en Miami


THE ASSOCIATED PRESSMIAMI.- Rafael Nadal no dejó dudas y pasó a octavos de final. En menos de una hora, el español superó por 6-1 y 6-0 a Denis Istomin y dio otro paso en Key Biscayne, que se juega sobre hard y reparte 5,6 millones de dólares en premios. Además, Stanislas Wawrinka venció a Edouard Roger-Vasselin por 7-5 y 6-4. En el cierre, Tomas Berdych se impuso a Joao Sousa por 6-2 y 6-4.
El español volvió a mostrar un buen juego, tal como en su debut ante Lleyton Hewitt. Ayer hizo todo bien, desde el primer game en el que logró levantar un 0-40 y quebrar para empezar a marcar la pauta. Fue superior en todo momento ante el número 57 del mundo y sigue en busca de su primer título del Masters 1000 de Miami.
Nadal, finalista en tres ocasiones en Key Biscayne, manejó con tranquilidad con su derecha y jamás tuvo complicaciones ante la bola con escaso peso y con pocos tiros ganadores que le planteó Istomin, que fue perdiendo confianza y se fue repitiendo en imprecisiones. Dos roturas más (3 de 3 en break point) y un cómodo 6-1 en 28 minutos.
Lejos estuvo de bajar la intensidad. El español levantó dos chances de quiebre con su saque y estableció la primera diferencia en el segundo set. Un claro mensaje. Acto seguido, una nueva rotura que prácticamente sentenció el juego. Nadal continuó como claro dominador y se quedó con el pase a octavos de final.
El número uno del mundo en la próxima ronda enfrentará al italiano Fabio Fognini (14 ATP y un título en 2014), que se impuso por 4-6, 6-3 y 6-3 al español Roberto Bautista Agut.
En tanto, también avanzó Stanislas Wawrinka (3). El campeón del Abierto de Australia superó por 7-5 y 6-4 al francés Edouard Roger-Vasselin, que llegaba de sorprender al croata Marin Cilic (25 preclasificado).
El suizo hizo una buena diferencia en el cierre del primer set, con su primer quiebre para el 7-5. En el parcial, la interesante marca de 24 tiros ganadores y once errores no forzados.
El buen momento tuvo continuidad en el inicio del segundo, en el que tomó una rápida distancia de 3-0. Tuvo chance de extender la brecha, pero el francés reaccionó y le plantó algún problema. No obstante, Wawrinka, luego de perder su servicio en el séptimo game, volvió a golpear con su devolución en el décimo para cerrar la obra en una hora y 34 minutos.