Banner

Criaban a niñas y prostituian a sus madres

Por Mark Stevenson

THE ASSOCIATED PRESS

CD. DE MÉXICO.- Las autoridades mexicanas rescataron a dos niñas que crecían bajo el cuidado de una red de trata de personas y servían como medio para forzar a sus madres a prostituirse en Estados Unidos, informó el Gobierno este martes.

El operativo de la Procuraduría General de la República resultó en la detención de tres miembros de una familia de Tenancingo, un poblado del Estado de Tlaxcala conocido por dar origen a redes de prostitución que tienen conexión con Estados Unidos.

Las autoridades dicen que los sospechosos, detenidos la semana pasada, engañaban a mujeres originarias de diversos estados de México, les prometían matrimonio y las mujeres quedaban embarazadas. Después usaban a sus hijos como “medio de coacción’’ para forzarlas a prostituirse en la capital de México y en los estados de Texas y Nueva York, en Estados Unidos.

La investigación ha revelado uno de los giros más escalofriantes de las redes de prostitución: que son capaces de presionar a mujeres a practicar la prostitución a cambio de no hacer daño a sus hijos.

Las hijas fueron separadas de sus madres y quedaron al cuidado de la familia en Tenancingo mientras las madres eran obligadas a prostituirse en Estados Unidos.

“Utilizaban a sus hijos como medio de coerción”, dijo la Procuraduría en un comunicado. “Eran separados de sus madres para quedar al cuidado de la familia en Tenancingo, obligando a las mujeres explotadas a enviarles dinero supuestamente para el cuidado de los menores’’.

Las tres personas arrestadas en el operativo enfrentan cargos por trata de personas.

Rosi Orozco, una activista familiarizada con el caso que ha trabajado con víctimas de la trata de personas, dijo que las mujeres muchas veces no quieren denunciar los hechos porque sus hijos están de rehenes.

“Las vidas de sus hijos están en peligro”, dijo Orozco.

Orozco agregó que hay casos en los que las mismas mujeres explotadas se convierten en supervisoras de otras más jóvenes que entran a la red.

En un caso reciente en Nueva York, unos hermanos de Tenancingo se declararon culpables de tráfico sexual en una red que llevaba a niñas de 14 años de México a Estados Unidos para obligarlas a trabajar como prostitutas. Las víctimas eran golpeadas para forzarlas a trabajar y como castigo por no ganar suficiente dinero.