Banner

THE ASSOCIATED PRESS
CARACAS.- El Presidente Nicolás Maduro aceptó el jueves una recomendación de una comisión de cancilleres de UNASUR para designar un “testigo de buena fe” que se encargará de facilitar los diálogos entre el gobierno y la oposición.
El anuncio de la aceptación por parte de Maduro fue formulado en un comunicado final que acordó una comisión de los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) que fue difundido ayer jueves por el organismo regional.
En el informe no se ofrecieron más detalles de cómo se designará este “testigo de buena fe” y si será nacional o extranjero.
En el comunicado la comisión reconoce “la disposición al diálogo de todos los sectores, los cuales manifestaron la necesidad de moderar el lenguaje, generando así un ambiente pacífico que favorezca las conversaciones entre el Gobierno y los distintos actores políticos, económicos y sociales del País”.
Los cancilleres hicieron un llamado a las partes a asumir un compromiso de deponer todas las acciones violentas.
Para dar continuidad al proceso iniciado por UNASUR en Venezuela los cancilleres se comprometieron a dar continuidad en los próximos días a las reuniones de la comisión.
Más temprano, el vicepresidente Jorge Arreaza anunció que Maduro aceptó por sugerencia de la comisión de cancilleres de la UNASUR crear un consejo de derechos humanos.
“Una recomendación al Presidente Maduro es la creación de una oficina, de un ente de derechos humanos que dependa directamente del Ejecutivo nacional”, dijo Arreaza a la televisora estatal.
“El Presidente en diálogo con la canciller María Ángela Holguín de Colombia... inmediatamente aceptó esa sugerencia, como aceptó otras”, comentó Arreaza.
Según el vicepresidente se recibirán allí las denuncias de presuntas violaciones a los derechos humanos. El organismo estará integrado por representantes comunales, organizaciones no gubernamentales y otros organismos del sector.