Banner

Por Juan Arvizu
EL UNVIERSAL
CD. DE MÉXICO.- Los ataques a periodistas quedan impunes, van en aumento y emerge la autocensura que socava la democracia, afirmó el senador Marco Antonio Blásquez Salinas, quien propone para revertir esos daños, que las agresiones contra la libertad de expresión tengan rango legal de “amenazas contra la libertad de expresión”.
“Con esto se contaría con todos los recursos del Estado, materiales, humanos y tecnológicos para llevar a cabo labores de inteligencia al más alto nivel y terminar con la impunidad que prevalece en torno a los ataques a los periodistas y medios de comunicación”, dijo el legislador Blásquez Salinas del Partido del Trabajo.
Además, como una medida urgente para proteger a los periodistas en asedio del crimen organizado, Blásquez Salinas plantea que el Código Nacional de Procedimientos Penales tenga una adición, a fin de que “los periodistas no estarán obligados a declarar sobre la información que reciban, ni sean obligados judicialmente a dar nombres de personas que les hayan dado información reservada.
El presidente de la Comisión Especial para dar Seguimiento a las Agresiones contra Periodistas y Medios de Comunicación también urge a que se nombre un nuevo coordinador general del Mecanismo para la Protección de Personas Defensora de Derechos Humanos y Periodistas, que está acéfala.
Propone que la comisión especial que preside sea elevada al carácter de legislativa, con poder, desde luego, para llamar a comparecer a funcionarios públicos, dictaminar leyes, entre otras funciones. Se trata de constituir la Comisión de Libertad de Expresión, Periodistas y Medios de Comunicación, explicó.
Dijo que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos reporta que 98% de las agresiones contra defensores de derechos humanos y periodistas quedan impunes, y destaca el registro de que la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión ha obtenido tan sólo una sentencia condenatoria por delitos cometidos en agravio de periodistas.