Banner


Por Héctor Alfonso Morales y César Huerta
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Clásico sabroso, de morbo y hasta de miedo: el que gane verá más cerca la Liguilla y -de paso- le dará un empujón hacia el fracaso a su acérrimo rival. Nada más codiciado que el triunfo esta noche en un blindado Estadio Ominlife para el Guadalajara vs. América.

Ambos están alejados de los tiempos de gloria que los hicieron los más grandes rivales del futbol mexicano. Viven momentos de zozobra, dudas y señalados por no satisfacer las exigencias de sus fieles.

Los 17 puntos que tienen Águilas y Chivas [los azulcremas sólo arriba por diferencia de goles] los obligan a vencer en el Clásico para seguir en la lucha por la Liguilla.

En el bando amarillo hay optimismo, pese a los malos resultados que los han acompañado en los últimos encuentros, situación que ya fisuró el proyecto encabezado por el técnico Antonio Mohamed.

En el Omnilife, América tiene un ligero dominio sobre el Guadalajara, pues han ganado dos de los tres encuentros disputados. Esa buena racha americanista en suelo tapatío se pone a prueba a partir de las siete de la noche.

La Liguilla está en juego. Clásico nacional para comenzar a definir quién se afirma como un candidato a la lucha por el título y quién se acerca a la vergüenza de la eliminación. Llegó la hora de la verdad para el América y las Chivas.

Además hay otra prueba: saber si el operativo de seguridad y la ausencia de las barras en las tribunas funciona, para que se dé un espectáculo en paz y sin violencia.