Banner

El joven abatido era originario de Tijuana

Staff de Redacción

LA VOZ DEL PUERTO

GUAYMAS.- Luego de una persecución que se prolongó por varias colonias del Sur de Guaymas, el tijuanense Daniel Espinoza Álvarez, de 33 años de edad, fue abatido a balazos por un grupo de hombres armados provenientes de Empalme y que eran encabezados por un ex policía local dado de baja por dar positivo al antidoping; los cinco pistoleros fueron apresados por elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México y, municipales.

Según reportes oficiales, el hoy difunto tenía pocos días de haber arribado al puerto y, domiciliado en Las Playitas, regenteaba una “tiendita” por rumbos de la colonia El Centinela; al parecer, los sicarios empalmenses llegaron dispuestos a realizar “una purga”, entre “narcomenudistas”.

Los detenidos, tres de ellos de Empalme, son Oswaldo Manuel Franco García, de 21 años de edad; Ernesto Sadoc González García, -de Las Golondrinas-, de 38 años; Francisco Javier Barceló Orozco, 24; Abraham Trinidad Munguía Villegas --de Esperanza, Sonora--, de 32 años y Carlos David Belman Leyva, de 32 años; al parecer, dos de ellos eran del personal federal que resguarda instalaciones de Petróleos Mexicanos.

Al filo de las dos y media de la madrugada de ayer y a bordo de un auto sedán, Ford Escort en color azul, los cinco tipos persiguieron un Town Country en color plata, a bordo del cual se desplazaba Espinoza Álvarez, en compañía de otra persona que logró escapar a la ejecución y a las autoridades.

La persecución con intercambio de balazos se dio desde el nacimiento del bulevar Josefina Borboa Amador, pasó frente a la Caseta de Policía que está en la Unidad Deportiva Municipal y luego de atravesar la colonia Sahuaripa, siguió por el bulevar Bacatete.

La “cacería” cruzó por un lado de la colonia “Misión del Sol” y antes de llegar a “El Centinela”, el Town Country dobló por un camino terracero rumbo a “La Independencia” pero, no llegó; en un túmulo de tierra y maleza localizado en sector “El Chorizo”, el auto quedó embancado; Daniel Espinoza intentó huir a pie, pero fue alcanzado y ejecutado con al menos treinta impactos de bala de diversos calibres.

Allí quedó el cuerpo hasta casi las seis de la mañana, hora en que se presentó personal de Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado y de la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, Sector II. En plena madrugada, caritativa vecina lo cubrió con blanca sábana.

Los ejecutores, en su huída, pasaron por laberínticas calles aledañas a la Sahuaripa, donde reside personal de la Armada; allí fueron interceptados por Marinos y policías municipales.

Entre otras armas, les fueron decomisadas dos fusiles AR-15, un par de fusiles de asalto AK-47 (cuernos de chivo), tres pistolas escuadra calibre .9 milímetros, cuatro chalecos anti-balas y varios cargadores abastecidos, algunos de ellos de disco.

Trascendió que también portaban un G-3 de última generación, pero no fue confirmado por las autoridades.

Luego de su detención y bajo fuerte dispositivo de seguridad implementado por elementos de Marina, Policía Federal, Estatal Investigadora y la propia Municipal, fueron llevados a instalaciones de Seguridad Pública Municipal y, de allí a disposición del Ministerio Público de la Federación (MPF).