Por Francisco Javier Ruiz Quirrín


Hermosillo requiere eficaz ingeniería de tránsito

NO SE necesitan dos dedos de frente para concluir que no existe arteria importante en Hermosillo, la capital de Sonora, que no refleje un tremendo caos vehicular.
Hay una combinación. Todos participamos. La autoridad municipal responsable (llámese la Coordinación de Infraestructura Urbana) no puede responder con eficacia ante la ausencia de una ingeniería de tránsito adecuada.
Es una verdadera tristeza constatar que ante la construcción de obras, la autoridad responsable no haya pensado en reforzar el pavimento de las calles y avenidas que cargan con un pesado tráfico y la consecuencia es lógica: dichas calles y avenidas están hechas pedazos.
El automovilista conduce en actitud ofensiva. El prototipo del hermosillense con automóvil es aquel que utiliza el estilo de "quítate que ahí te voy", sin respetar los escasos y devaluados señalamientos de tránsito y semáforos.
El transeúnte o peatón, tampoco cumple. La gente de "a pie" de Hermosillo, camina y cruza las calles como le viene en gana. No existe educación vial ni orden en los particulares. La autoridad, al pensar en la modernización de la ciudad con la obra pública, no piensa en el peatón.
Los boulevares de la capital de Sonora se han convertido en un verdadero peligro para los peatones.
Total, cada actor relacionado con el tránsito vehicular y de las personas hace lo que le viene en gana.
La combinación de los errores anotados genera un verdadero caos en el tránsito vehicular y de las personas en Hermosillo.
En cuanto a las acciones a emprender, lo ideal sería que cada quien cumpliera con su parte. La ciudad con una infraestructura adecuada y buenos señalamientos, además de que la autoridad de Tránsito actúe con honestidad y en actitud positiva con los ciudadanos y no sólo lance sus miradas recaudatorias.
Los automovilistas debiéramos conducir a la defensiva, estableciendo que los otros automovilistas no están pensando como nosotros.
Las personas de a pie debieran comenzar, desde casa, a desarrollar una cultura de vialidad, conociendo la ciudad y sus señalamientos, así como los riesgos que se corren al no cumplir con estas disposiciones.
Hermosillo ha encarecido su estatus con las obras públicas y el desarrollo de empresas que se imponen en el tiempo a cosas no vistas antes, como la vivienda vertical.
Sin embargo, tenemos que pensar y accionar con rapidez ante el crecimiento que genera caos, porque al tiempo, lo que conseguiremos es tener ciudadanos en la calle, histéricos, violentos y hasta criminales.

ANTONIO Astiazarán Gutiérrez continúa con el acelerador a fondo con sus actividades de constante contacto con diversos grupos y vecinos de las poblaciones de Sonora... Ayer sostuvo un encuentro con los ingenieros colegiados, en Hermosillo, a quienes expuso su proyecto que ha denominado "El 15 x el 15", recordando que es una idea que pretende establecer por parte de los expertos 15 problemas esenciales de Sonora y sus soluciones a ponerlas en práctica a partir del año 2015, en que se dará un cambio de Gobernador de Sonora... Ahí la lleva Toño.