Banner

Por Carlos Razcón Valenzuela

LA VOZ DEL PUERTO

GUAYMAS.- Ante la presunción de que en Desarrollo Bacochibampo varios lotes sean vendidos dos, tres y más veces, diversos propietarios con sus documentos a salvo procederán al cercado de esos bienes inmuebles, a efecto de proteger sus patrimonios; esas acciones, a reserva de las legales, arrancarán este día.

La información confirmada por Grupo Impulsor, destaca que está en marcha una revisión integral, desde su creación a la fecha, de todos los aspectos registrales-legales de dicho desarrollo que rodea el estero interior del sector Miramar, ya que se detectaron presuntas ventas fraudulentas de terrenos.

El licenciado Oscar Salazar Mariscal, representante legal de algunos presuntos afectados, adelantó que este día la familia del empresario Rubén Pinto Avelar levantará cercos alrededor del lote 59, hará valer, dijo, título de propiedad que data de al menos 12 años atrás.

Hace unos días fue frustrado un primer intento cuando supuestos enviados del director administrativo, José Mora Gómez, “prohibieron” el tendido de postería y malla ciclónica, aduciendo que la propiedad de aquella familia sancarleña se ubicaba en otro lugar. Sin embargo, al “distinto” terreno señalado por los desarrolladores le salieron al menos otros dos “dueños”.

En la franja media del estero y en las colindancias con la pequeña marina habilitada cerca de las oficinas por la empresa desarrolladora, se han detectado varias ventas “duplicadas” de terrenos de vocación turístico-habitacional de gran valor catastral y registral.

Y la plusvalía se disparará con las obras de pavimentación de la carretera interior, paralela a la calle “Álvaro Obregón”, que atraviesa la colonia Miramar, por lo que los propietarios “derecheros” buscarán asegurar sus inversiones allí “tiradas”.