Banner

Pegan a PEMEX las tomas clandestinas

Por Claudia Guerrero y José David Estrada

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Las tomas clandestinas en ductos de Pemex se dispararon en un 75 por ciento entre 2012 y 2013.

Además, el 93 por ciento de las fugas y derrames han sido provocados, justamente, por la ordeña ilegal de hidrocarburos.

De acuerdo con el Informe Anual de la paraestatal, entregado al Senado, las tomas clandestinas pasaron de mil 296, en 2012, a 3 mil 52, el año pasado.

Según Pemex, para prevenir y controlar tomas clandestinas de combustibles se fortalecieron las áreas técnicas especializadas en la detección de las tomas y fue gracias a ese mecanismo que pudieron detectar un mayor número de ‘ordeñas’ ilegales.

“Ha permitido incrementar durante el 2013 los celajes a los ductos y su eficacia para la localización de tomas clandestinas, detectándose 3 mil 52 tomas clandestinas de enero a diciembre de 2013, 75% más que en el mismo período de 2012”, señala.

Por otro lado, las fugas y derrames también se incrementaron en un 27.7%, al pasar de 126, en 2012, a 161 el año pasado.

En el detalle, las cifras revelan que el 93 por ciento de los percances tuvieron como origen una toma clandestina.

El aumento en este renglón en el último año fue de más del 44%, al pasar de 104 a 150 casos.

El resto de los percances fueron provocados por la corrosión u otros factores como excavaciones, volcaduras y fallas en tuberías.

Entre los eventos más relevantes registrados en 2014, Pemex señala el del oleoducto de Nuevo Teapa-Venta Carpio, en el Municipio de Juan Rodríguez Clara, sector Mendoza, ocurrido en julio de 2013.

Según los registros, se trató de una toma clandestina descontrolada de crudo, con un impacto de 30 mil metros cuadrados.

El segundo caso fue el de Mina-Mex, en el Municipio de Acatzingo, Puebla, ocurrido el 24 de octubre, donde se localizó una toma clandestina descontrolada de diesel, que impactó un área de 6 mil metros cuadrados.

Finalmente, refirió el caso del ducto Nanacamilpa-Azcapotzalco, en el Municipio de Calpulalpan, Tlaxcala, registrado el 24 de diciembre, cuando una toma clandestina descontrolada de diesel impactó unos 12 mil metros cuadrados.

Por otro lado, las tomas clandestinas también afectaron los inventarios de gasolina y diesel en las Terminales de Almacenamiento y Reparto.

“Se vieron afectadas (...) por suspensiones constantes en la operación de los sistemas de ductos por bajas de presión y tomas clandestinas”, agrega el documento.