Banner

Fueron sustraídas de la Armada de México; los traslada PGR a Ciudad de México


Staff de Redacción
LA VOZ DEL PUERTO
GUAYMAS.- Por la presunta comisión de delitos de crimen organizado y robo a la Secretaría de Marina-Armada de México, los cinco sicarios que la madrugada del lunes ejecutaron a Daniel Espinoza Álvarez, al sur de la ciudad, fueron trasladados a la Ciudad de México, bajo custodia de elementos de la Procuraduría General de la República (PGR).
De las varias armas aseguradas al grupo de facinerosos, un poderoso G-3, un AR-15 y un lanza-granadas habían sido robadas de las instalaciones del Octavo Batallón de Infantería, acantonado frontero al Hospital Naval Militar de Guaymas, según trascendió.
Por otra parte, la familia de Daniel Espinoza aclaró que el hoy difunto “sólo” recibió cuatro impactos de bala y que no estaba ligado a ningún evento o grupo delictivo; sin embargo, declinaron hacer más precisiones por temor a represalias.
Al parecer originario de Guaymas, recientemente regresó de Tijuana, Baja California, donde laboraba como guardia de seguridad.
También guardias de seguridad, pero aquí, de una empresa paraestatal, eran dos de los gatilleros que lo emboscaron, persiguieron durante varias colonias y, le dieron muerte a tiros.
Aunque no cuenta con antecedentes penales en Sonora, de acuerdo a resultados de pruebas periciales practicadas por la Procuraduría General de Justicia del Estado, resultó positivo a la prueba de “Harrison” (de la parafina); ello indica que repelió la agresión, aunque no se precisó con qué tipo de arma.
Los detenidos trasladados a la capital del país por la PGR, son el empalmense Oswaldo Manuel Franco García, de 21 años de edad; Ernesto Sadoc González García, --de Las Golondrinas--, de 38 años; Francisco Javier Barceló Orozco, también de Empalme, de 24; Abraham Trinidad Munguía Villegas --de Esperanza, Sonora--, de 32 años y Carlos David Belman Leyva, de 32 años.
Las autoridades precisaron que Barceló Orozco y Ernesto Sadoc González estuvieron presos por delitos contra la salud; el último, ex policía que causó baja por dar positivo al consumo de drogas, también estuvo involucrado en el robo a residencias de San Carlos y, al recobrar la libertad, pretendió reincorporarse a la corporación, vía demanda de reinstalación.