Por Liliana Alcántara
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Ante el incremento de la “pistolización” en el país, la Red por los Derechos de la Infancia en México reforzó su campaña nacional para concientizar a la población sobre los riesgos y las consecuencias que tiene la adquisición de armas legales e ilegales en los hogares.
Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de esta red, informó que a partir del año 2007 esta organización advirtió sobre el incremento en la tasa de homicidios entre adolescentes donde se ve un arma involucrada.
Los niveles más altos de este tipo de violencia, aseguró, se encuentran en los adolescentes de 15 a 17 años de edad, pues ahora siete de cada 10 homicidios en este rango ocurren por la detonación de armas de fuego.
En 2006, tres de cada 10 adolescentes que fueron asesinados murieron a causa de las heridas provocadas por una pistola o rifle, informó Pérez García con base en datos del Inegi.
“Hasta 2006, había incluso una reducción de los homicidios, pero a partir de 2007, en el contexto de la lucha contra el crimen organizado, la tasa comenzó a elevarse”, explicó el especialista.
A nivel general, agregó, hay un aumento de muertes por arma de fuego entre la población de 0 a 17 años de edad, pasando de 299, en 2006, a 946, en 2012.
En entrevista con El Universal, consideró que las autoridades de todos los niveles de gobierno tienen en este respecto una política pública contradictoria, pues mientras en varios estados y municipios del país se hacen campañas de “despistolización”, el presupuesto destinado a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se ha incrementado.
Dijo, además, que en 2010 esta red de organizaciones de protección a los derechos de la infancia advirtió al Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas que el Ejército Mexicano estaba haciendo una labor muy temprana de reclutamiento de personal entre los adolescentes mexicanos, pues comenzó a sumar en sus filas a cada vez más niños de 15 años de edad. Agregó que las exposiciones que ha organizado la Sedena en el Zócalo con el armamento y equipo que emplean sus elementos contribuyen también a fomentar la cultura de las armas y la violencia entre la niñez.
Explicó que la campaña Desarma la Violencia, que comenzó la red hace cinco años, se enfocó en un principio a las armas cortas, pero ahora, mediante una campaña denominada Infancia sin Violencia, ampliaron su objetivo de alerta hacia las armas largas y de alto poder, debido a que éstas están cada vez más involucradas en los hechos de violencia que ocurren en el país y donde los niños han sido víctimas.