Banner

Reiteran productores del Grupo Cajeme al arribar al 70 Aniversario que velarán por el patrimonio que les legaron sus fundadores

Por Federico Chávez Manjarrez

TRIBUNA

Nuestra materia prima es el agua y sin el vital líquido no somos nada, además de que este Valle del Yaqui, se ha hecho del esfuerzo de los socios fundadores del Grupo Cajeme y de la ciudad, por eso como presidente de la Unión de Crédito Agrícola de Cajeme, seguiremos en defensa del agua de la Presa Plutarco Elías Calles, “El Novillo”.

Así se comprometió el nuevo presidente del Grupo Cajeme, Marco Antonio Fuerte Gaytán, en el marco de la septuagésima Asamblea General de la UCAC, donde además quedaron como vicepresidente Jorge Hernán Wattenbarger Cortez y Adolfo Pablos Meza como secretario.

Agregó Fuerte Gaytán, que el agua es un legado y ese mismo legado se la dejarán a los hijos y nietos, por lo que seguirán defendiéndola, aunque aclaró que como productores del Valle del Yaqui, no están en contra del desarrollo de la capital y cualquier entidad, pero sí tendrán que velar por ese patrimonio que les corresponde por concesión.

Se comprometió además ante los asociados del Grupo a seguir manteniendo la unidad, la cual les ha caracterizado a lo largo de los años, además de seguir buscando el crecimiento sostenido del Grupo Cajeme y seguir manteniendo las finanzas sanas, aunado a mantener el buen aprovechamiento de los recursos para el bienestar de los socios y de la sociedad.

Reconoció el crecimiento que se tuvo en la administración de Lamberto Arvizu Peralta, por lo que se comprometió a seguir esa visión. Por su parte el presidente saliente al rendir el Informe a la Asamblea, destacó las inversiones que se tuvieron en algunas empresas como CICSA, Agrocasa, UCAC y el Fondo de Aseguramiento por más de 44 millones de pesos.

De igual forma el incremento en la calificación otorgada por Verum Calificadora de Valores, la cual otorgó como administrador primario de activos financieros AAF3+M.

Este incremento en la calificación fue por la amplia experiencia, buena administración de sus activos, antigüedad de sus expresas y empleados y adecuada política de sus sociedades.