Banner

Por César Omar Leyva
TRIBUNA
Debido a que en la región no se cuenta con los equipos necesarios, resulta difícil predecir el momento en que se llevarán a cabo movimientos telúricos en la región, como el que se suscitó la madrugada de este jueves en la zona de Guaymas y que tiene amplia relación con la falla de San Andrés.
Así lo expresó el geólogo Dolores Beltrán Ramírez, investigador del Instituto Tecnológico de Sonora, quien dijo que dicho sismo a pesar de que fue de baja intensidad, es un indicativo de que la zona del Golfo de California, es susceptible a estos movimientos y que no se descarta que se puedan presentar más.
“La falla de San Andrés, pasa por Los Ángeles, Mexicali, el Golfo de California y tiene una conjunción al Sur más o menos en Guadalajara, es una falla que su movimiento afecta a todo lo que esté paralelo a ella y nosotros aquí en Ciudad Obregón, estamos aproximadamente a 80 kilómetros”, mencionó.
Cada vez que se vuelva a mover, dijo, se va generar un sismo que podría sentirse en cualquier punto de la Costa Mexicana y Ciudad Obregón, está dentro de ese complejo estructural tectónico.
“Lamentablemente aquí no se invierte mucho en investigación sísmica como se hace en otras partes. Si tuviéramos los equipos necesarios sería posible si no predecir con exactitud, cuando menos tener un registro de las fechas en que es más probable que se presenten sismos en la región y poder así estar preparados”, enfatizó.
Dolores Beltrán Ramírez, también habló sobre el terremoto que se presentó recientemente en Chile y aclaró que esa zona se encuentra en un espacio tectónico distinto al de la localidad.
“La placa que corresponde a ellos se está metiendo abajo del Continente Sudamericano, entonces es una vertiente a la derecha de la dorsal del Pacífico, es otra corriente muy grande que divide a la derecha y tiene mayor impacto en aquella región del mundo”, resaltó.