Celebra su 70 Aniversario de fundación en plena lucha por el agua, en el rescate vial del Valle del Yaqui y por un mejor precio del trigo

Por Federico Chávez Manjarrez

TRIBUNA

Al ratificarse por un periodo más al actual Consejo de Administración de la Unión de Crédito Agrícola del Yaqui, (UCAY) que encabeza Antonio Fornés Gastélum, se refrenda el compromiso de la defensa por el agua de la Presa “El Novillo” y la solidez en la unidad de los productores agremiados.

El presidente de la UCAY hizo un señalamiento sobre el grave problema vial que aqueja a la actividad del Valle del Yaqui, refiriéndose al pésimo estado y deterioro que sufren los vehículos, maquinaria y equipos al transitar por sus caminos, e incluso la pérdida de vidas causadas por accidentes atribuibles a estas causas.

Durante la celebración del 70 Aniversario de fundación de la UCAY, dijo que al tratarse de un problema tan grave y que afecta a los socios, la Unión tomará cartas en el asunto, y en conjunto con nuestras autoridades municipales y el Distrito de Riego del Río Yaqui, llevarán a cabo las acciones pertinentes que se requieran para la reparación de las principales calles del Valle del Yaqui.

Fornés Gastélum centró su mensaje sobre la lucha tan desigual que se ha mantenido por más de cuatro años en defensa del agua.

“La unión ha mantenido el liderazgo en cuanto a recursos financieros y humanos para encabezar las desgastantes marchas y plantones, tanto en la periferia de la ciudad, como en la carretera Federal Número 15, así como en apoyo a la Tribu Yaqui en Vícam”, señaló.

“Con toda la complejidad que esta guerra encierra, dirigimos nuestro enfoque por la vía legal aunque con un costo altísimo, para lograr el apego a derecho, y la razón nos asiste y prueba de ello, es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dictó sentencia a favor de los amparos promovidos por los Módulos de Riego K-73+500 representado por Luis Antonio Cruz Carrillo y el Módulo 16 representado por un servidor”, agregó.

“Por ello felicito en toda su dimensión a nuestra gente, hombres y mujeres, que han entregado su tiempo, su esfuerzo, su maquinaria y su liderazgo, pero muy especialmente su decisión de defender lo que nos legaron nuestros mayores; la dignidad”.

Finalmente y antes de pedir un minuto de silencio por los socios fallecidos, mostró su preocupación por el panorama que se vive con el cultivo de trigo actualmente, para poder lograr el precio justo del cereal.