Por Edgar Huérfano Lara
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- La quiebra de Mexicana de Aviación no debería de representar un problema para el sector aeronáutico del país ya que las otras empresas suplieron la oferta de la aerolínea, aseguró Javier Arrigunaga, director del Grupo Financiero Banamex, accionista de Aeroméxico.
“Lo importante es que se ha podido suplir la demanda que dejó de estar atendida por Mexicana. En la economía de mercado algunas empresas triunfan y otras lamentablemente no”, dijo Arrigunaga.
En febrero de 2013, el Banco Nacional de México (Banamex) vendió 20.19% de las acciones en Aeromexico a Eduardo Tricio Haro, mientras que el grupo financiero conservó 17.91% del total del capital de la aerolínea.
A pesar de haber sido Mexicana una de las empresas bandera del país dentro del sector aeronáutico, para el director de Banamex, esto no necesariamente debió de haberse mantenido, “no me queda muy claro que haya espacio para dos aerolíneas bandera en México y no se pueden fusionar por razones de competencia” económica.
El banquero consideró que Aeromexico siempre fue más fuerte que Mexicana, por lo que era previsible que por la competencia esta última fuera desplazada del mercado y agregó: “para mí, Aeromexico siempre fue más fuerte y tuvo mayor calidad”.
Finalmente, señaló que nunca es una buena forma la quiebra de una empresa, ya que en alguna forma siempre es dolorosa la salida de un competidor del mercado.
El pasado viernes, el juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Civil, declaró la quiebra de Mexicana de Aviación, así como la separación de la base de mantenimiento (MRO) del concurso mercantil, el cual se da por concluido.
Así, con una historia de 90 años y después de un proceso de cuatro años, la jueza encargada del caso, declaró a la Compañía Mexicana de Aviación, Mexicana Click y Mexicana Inter, en un estado de quiebra, pero a MRO la sacó de concurso mercantil, por tener una viabilidad económica.