Banner

La enfermedad ha sido detectada en varios cultivos en los Valles del Yaqui y Mayo, Fuerte Mayo y en el Estado de Sinaloa


Por Federico Chávez Manjarrez
TRIBUNA
La falsa cenicilla del cártamo se hizo presente en este ciclo 2013/2014 en todo el Noroeste de México y está causando grandes daños en siembras de lotes en inicio de floración y mucho más daño provocará en diseminaciones realizadas durante los meses de enero y febrero, por lo que es importante que productores y técnicos estén pendiente de la enfermedad.

Se hace presente en el Sur de Sonora
Lope Montoya Coronado, investigador del CENEB-INIFAP y especialista en oleaginosas, expresó que se está reportando en recorridos realizados que la enfermedad ha sido detectada en todos los cártamos sembrados en los Valles del Yaqui y Mayo, Fuerte Mayo y en el Estado de Sinaloa en diferentes niveles de infección.
Es importante recordar a los productores que esta enfermedad es demasiado agresiva y de la noche a la mañana se puede diseminar muy rápido por todas las partes de la planta afectando fuertemente al área foliar y consecuentemente se tendrán bajas en la producción.

Inicia en el estrato inferior de la planta
Esta enfermedad generalmente inicia en el estrato inferior de la planta, aunque puede manifestarse en cualquier parte de la misma. Se observa infectando hojas, pecíolos, brácteas y algunas partes del tallo.
Inicialmente se presenta en forma de manchas en forma circular, de color blanco cremoso; conforme avanza su desarrollo, aparece un halo clorótico que posteriormente se hace amarillo, el tejido del centro de la lesión adquiere un color café claro.
Por otra parte, el centro de estas lesiones al irse envejeciendo, se torna blanquecino y con apariencia de un polvillo granuloso, que son las estructuras del patógeno. Estas manchas al crecer se unen, hasta secar gran parte de la hoja, con lo que adquiere una apariencia atizonada.

Recomiendan dos aplicaciones
Si en alguno de los lotes los productores no han identificado a la enfermedad, es necesario llevar a cabo aplicaciones con productos fungicidas preventivos; pero si ésta ya está presente no hay que tardarse en iniciar las aplicaciones para su control.
El control se debe de iniciar al observarse los primeros síntomas de la enfermedad en cualquier tercio de la planta. En la mayoría de los casos, es necesario llevar a cabo al menos 2 aplicaciones para lograr el control de esta enfermedad.
La aplicación de fungicidas preventivos se debe realizar cuando se presenten condiciones de alta humedad ambiental con mancozeb (3 l/ha de Dithane-MZ) y chlorotalonil (2 l/ha de Cheyene-720F).
Las aplicaciones curativas se deben iniciar al observarse el primer síntoma de la enfermedad con los productos que han registrado la mayor eficacia como son: tebuconazole (500 ml/ha de Folicur 250 EW), epoxiconazol (1 l/ha de Opus), kresoxim-metil (200 g/ha de Stroby DF, difenoconazole (500 ml/ha de Sico) (Montoya, al 2008b), trifloxistrobin (120 g/ha de Flint) y carbendazim (500 ml/ha de Derosal). Si la fecha de siembra utilizada es temprana, la enfermedad se presenta al inicio de ramificación del cultivo, quizá sea necesaria una segunda y tercera aplicación de productos curativos a intervalos de 20 días.

Otras plagas
Los productos que han resultado ser los mejores para su control son: Folicur, Opus, Sico, Juwel y Consist-max, entre otros. También en el presente ciclo se ha observado la presencia de altas poblaciones de chinches lygus, apestosas y rápidas; y de gusanos soldado, falso medidor y gusano del capítulo por lo que también se deben de muestrear junto con la enfermedad y tomar la determinación del tipo de fungicida e insecticida que se deben de mezclar para el control de ambos.
Cabe señalar que este presente ciclo agrícola 2013-2014, se estableció un área de siembra de 14 mil 442.51 hectáreas, las cuales se localizan en el Centro de Apoyo de Bácum con seis mil 655.83 hectáreas, seguidas de cuatro mil 055.03 en Pueblo Yaqui; dos mil 210.90 en Villa Juárez y mil 520.75 en Obregón.