Por Amin Vera
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Al cierre del primer trimestre de este año, la percepción social de la inseguridad creció 4.4% y se ubicó en 72.4% del total de la población encuestada, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
Las conductas delictivas que mostraron incrementos trimestrales en el porcentaje de personas que reportaron haberlas presenciado en sus ciudades fueron el pandillerismo, los robos, la venta o consumo de drogas y los disparos frecuentes con armas.
A pesar de haber disminuido marginalmente respecto al nivel que tuvo en diciembre de 2013, el consumo de alcohol en la calle se mantuvo como el comportamiento antisocial más observado, con una incidencia de 69 por ciento.
Respecto a los cambios de rutina por temor a sufrir algún delito, el sondeo mostró que el 65% de los entrevistados decidió dejar de llevar cosas de valor, lo que implica un incremento de 1.4% en el mismo periodo.
Otros comportamientos que se han visto modificados por el miedo a la delincuencia son caminar por los alrededores de la vivienda después de las 20:00 horas y permitir a los hijos menores salir de casa; mismos que se han ampliado 1.5 y 1.1% para alcanzar tasas de respuesta de 50.8 y 47.6%, respectivamente.
Además, el 64.9% de población consultada consideró que las condiciones de seguridad pública seguirán igual de mal en los próximos meses o empeorarán, tras un aumento de 2.9% en este tipo de respuestas durante los primeros tres meses de este año.
Por el contrario, las personas que creen que la situación seguirá igual de bien o mejorará disminuyeron 3.3% en el mismo lapso.