Banner

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Durante el tercer mes del año la inflación general medida por el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) creció 3.76%; sin embargo, en el mismo periodo el Índice de la Canasta Básica aumentó 5.49%, el cual se explica por un incremento de precios en algunos productos que la integran.
Los refrescos se llevan el primer lugar con un alza de 17.15% anual, el transporte colectivo 12.5% y la gasolina de bajo octanaje con 11.5 por ciento.
Otros aumentos que impactan el consumo de los hogares y que integran la canasta básica son: el gas doméstico que subió 10% anual, la cerveza con 8.6% y la carne de res con 6.8%, en menor medida los incrementos en precios del autobús urbano, electricidad y servicios de taxi, los cuales superan al alza de la inflación general.
Tan sólo estos nueve productos tienen un peso de casi la mitad (47%) en el índice de la canasta básica.
Para Pedro Venegas, director de Succes Desarrollo Organizacional, la canasta básica tiene un mayor impacto en las familias de menores ingresos.
“Al inicio de año se presentaron presiones inflacionarias por los efectos de la Reforma Fiscal, sin embargo han venido disminuyendo gradualmente, hay bienes y servicios que presentan alzas como alimentos y bebidas, transporte y energía que impactan en la canasta básica y en el poder adquisitivo de las familias” dijo.
Arturo Vieyra, de Banamex, comentó que hay un inesperado incremento en las cotizaciones internacionales de los commodities que origina el aumento en alimentos.
“A raíz del nerviosismo de los inversionistas, los precios de commodites de maíz, trigo y soya, entre otros, tuvo un aumento no esperado; sin embargo, la inflación está sin problemas, si bien hay incrementos temporales en algunos precios agropecuarios mantenemos el avance anual de 4% para este año” comentó Vieyra.
Destacó que así como hay un incremento de precios en algunos productos, otros como el jitomate, la cebolla o el pollo han disminuido sus costos.
A pesar del descenso en el INPC que converge cada vez con los objetivos de inflación del banco central, las familias de bajos recursos aún enfrentan presiones en algunos precios.