Banner

EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Los productos agrícolas, marcas reconocidas y los servicios que ofrezcan empresas mexicanas tienen potencial para comercializarse en el mercado del sudeste asiático, sobre todo entre los millones de chinos con poder adquisitivo que van de compras a Hong Kong. Tan es así que Invest Hong Kong (Invest HK) estableció la meta de llevar a 15 empresas mexicanas a esa isla en los próximos tres o cuatro años.
Con ello, sumarán entre 25 y 30 las compañías mexicanas que estén por allá, como ya lo hizo Smart Maps.
Esta semana se hizo la invitación a las empresas, entre ellas a Banorte, a quien se le ubica como un banco mexicano sólido que podría participar en Hong Kong a la par con otras grandes instituciones, afirmó el director general de InvestHK, Simon Galpin, en su visita a México.
También se invitó a Scappino, Grupo México y Femsa, entre otras más, las cuales podrían unirse a las 10 o 15 firmas que ya operan en Hong Kong (HK), aseguró la cónsul general Alicia Buenrostro Massieu.
El atractivo que ofrece ese lugar es que cada año llegan 54 millones de compradores con alto poder adquisitivo en busca de todo tipo de productos de marca y servicios, así que no es necesario abrir tiendas en el sureste asiático, con que se abra una en esta isla se puede atender al mercado, dijo.
Esta economía, con siete millones de habitantes, es conocida como una región administrada, porque a pesar de pertenecer a China opera con un sistema capitalista y una total apertura que le permitieron ubicarse como la séptima economía más competitiva del mundo y ocupa el segundo lugar en el Índice de Facilitación Comercial 2014, según el Foro Económico Mundial.
Con esa apertura que hay, para Simon Galpin el único requisito para que las empresas se establezcan es que sean competitivas, lo que menos importa es su tamaño, pueden ser pequeñas, medianas o grandes.
Una vez en ese territorio tendrán acceso a impuestos competitivos como 15% de Impuesto Sobre la Renta (ISR), entre otras ventajas como el que actualmente existe un acuerdo de doble tributación entre México y Hong Kong.