Octavio Chávez Peñúñuri

Primera Parte

El informe del Vocero Oficial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público correspondiente al periodo del 31 de marzo al 4 de abril de 2014, inicia dando a conocer una amplia nota sobre el importante papel que juega la banca mexicana en el desarrollo del País, continúa diciendo que en el mes de enero el empleo creció en la actividad del sector de la construcción, que al 28 de marzo de 2014, las Reservas Internacionales nuevamente registran un máximo histórico, que la producción minerometalúrgica aumentó 2.5% anual en el primer mes del año, así como otras noticias de interés que enseguida presentamos.

La Banca Mexicana, es una importante palanca de desarrollo económico del País
Una de las principales promesas de campaña del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, es el crecimiento económico incluyente. Por tal motivo, en el año 2013 se promovió una serie de reformas estructurales en varios sectores de la nuestra economía, para que de cada una de ellas coadyuve para lograr ese objetivo.
Sin duda alguna, que el sector financiero es uno de los que tuvo un relevante proceso de transformación con el propósito de fortalecerlo y mejorar las reglas de la intermediación financiera en nuestro País. De esta manera, en la Reforma Financiera, se incluyeron modificaciones a 34 ordenamientos, por medio de 13 decretos para que este sector sea una importante palanca de desarrollo de México. Dicha reforma está basada en cuatro puntos fundamentales:

1. Fortalecer el estado de derecho
Con la Reforma se propicia un entorno jurídico que permite a la banca cumplir con su función social, que es la de otorgar más créditos en mejores condiciones en favor de las empresas y familias de nuestro país.

2. Fomentar una mayor competencia
Se fomenta el crecimiento de la oferta del crédito y se inhiben las prácticas anticompetitivas con el propósito de beneficiar a los usuarios para que se obtengan tasas de interés menores.

3. Impulsar y fortalecer a la Banca de Desarrollo
Se rediseña el mandato de la Banca de Desarrollo, para que, conjuntamente con la banca comercial y con el resto del sistema financiero, contribuya al desarrollo de mercados y de la economía en general.

4. Asegurar la solidez y prudencia del sector financiero
Se disponen varias medidas para robustecer el marco prudencial y dar a las autoridades de herramientas de regulación y control del sistema financiero para que éste siga siendo un importante factor de estabilidad.
Por lo anterior, se pretende eliminar uno de los grandes frenos de nuestra economía: la falta de crédito y de crédito barato. Asimismo, gracias a esta reforma se podrán materializar inversiones en proyectos productivos o en proyectos familiares que antes no tenían acceso a un financiamiento.
Empero, el actual Gobierno de la República ha reconocido que la reforma por sí misma, no es suficiente para contar con una oferta de crédito más amplia, más barata, oportuna y, sobre todo, sostenible. Es por ello, que desde el principio de esta Administración se fijaron cinco compromisos con la banca mexicana que ayudarán a lograr este objetivo.

1. Estabilidad macroeconómica
Desde hace tiempo, nuestro país sobresale entre los países emergentes por sus fundamentos macroeconómicos sólidos. Es importante destacar que contamos con una deuda relativamente baja, finanzas públicas sanas, un bajo déficit en cuenta corriente, alta liquidez, y expectativas de inflación que se encuentran bien ancladas en torno a los objetivos del Banco de México. Debido a lo anterior, junto con las reformas estructurales aprobadas, se vio reflejado un histórico aumento en la calificación crediticia de México a nivel “A” por parte de Moody’s el 5 de febrero pasado. Por ello, gracias a esta estabilidad y a las perspectivas positivas para el futuro, el Gobierno de la República sigue teniendo un amplio acceso a los mercados de crédito internacionales, en tiempos de alta volatilidad aun.