Banner

Por Ángel Villarino
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El Departamento del Tesoro de Estados Unidos señaló ayer 10 entidades y 5 individuos de la familia Sánchez Garza que habría estado manejando negocios levantados con ganancias ilícitas del narco Rafael Caro Quintero.
Mediante el llamado “Kingpin Act”, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros OFAC prohíbe las relaciones comerciales o financieras con las empresas o personas señaladas, además de congelar todos los activos bajo jurisdicción estadounidense.
“La familia Sánchez Garza es una organización de lavado de dinero basada en Guadalajara que empezó su operación con el importante narcotraficante Rafael Caro Quintero y con Juan José Esparragoza Moreno alias ‘El Azul’, en los años 80”, indicó la institución en un comunicado.
La designación incluye a los hermanos José, Fernando y Javier Sánchez González, primos de los Sánchez Garza.
Los tres habrían estado implicados en lavado de dinero a través de empresas de construcción y propiedades.
Además de ellos, se señaló a María Aurora Sánchez Contreras, Eva Luz Rosales Morfín, esposas de Diego Sánchez Garza y José de Jesús Sánchez Garza, respectivamente.
Las compañías señaladas fueron nueve proyectos inmobiliarios y el restaurante Bocados de Autor, también conocido como Bar Lucrecia.