Concentrados Yaquis en vivir la pasión de Jesucristo

Por Candelaria González

TRIBUNA

En silencio, oración y penitencia es como los más de mil indígenas de la Loma de Guamúchil se preparan para recibir la Semana Santa conservando la tradición de abstenerse de alcohol, de relaciones sexuales, de comer carne, de fiestas, de escuchar música y ver televisión, concretándose sólo en vivir la pasión y muerte de Jesucristo.

Al exterior de cada una de las casas que en su mayoría son de carrizo con cartón se observa una cruz de madera que simboliza el luto con que retomarán la ancestral celebración de la muerte del Redentor en base a sus Usos y Costumbres.

En cada uno de los ocho pueblos Yaquis viven con respeto la Semana Mayor en la que dan gracias a Dios y encomiendan su vida, tal y como se lo inculcaron los Jesuitas.



El sacrificio

Después de cumplir durante casi 40 días con su manda, los hombres disfrazados de fariseos y quienes para no hablar en penitencia portan un rosario en su boca, se despojarán de sus vestiduras el sábado de Gloria cuando queman las máscaras y el domingo de Resurrección.

El gobernador de Loma de Guamúchil, Reynaldo Espinoza Paredes expuso la importancia que tiene para los hombres ser chapayecas porque además de representar a los judíos se persiguieron y dieron muerte al Salvador, reciben muchas gracias.

“Dios los colma de bendiciones y salud porque ellos e alejan de sus familias para cumplir con un sacrificio durante la Cuaresma y al que incumple lo hincamos en sal al raso del sol”, manifestó.

Son quienes dan vida a esta tradición y ejemplo de obediencia y abstinencia, puntualizó.



No lavan ni van a la leña

Con gran respeto las mujeres que participan como rezadoras y cantoras, preparan los alimentos durante las celebraciones y evitan lavar ropa, ir a la leña y hacen comida para toda la semana.

“Son tiempos de mucha oración de recordar la muerte de Nuestro Señor Jesucristo, de acompañarlo en ese momento de dolor y pedirle que derrame sus bendiciones sobre nosotros y nuestras familias”, expresó María Jusacamea.

Y es a través de la realización de los “kontis” o procesiones dijo como durante los viernes viven la Cuaresma con el rezo del Viacrucis.



Agradecen a Dios

Es en la iglesia del Espíritu Santo en la comunidad indígena donde hombres, mujeres y niños acuden a cumplir con el precepto religioso para dar gracias a Dios de muchas maneras, con oración en silencio, con cantos y con la alegría de los bailes como el Pascola y la Danza del Venado.



Prohibido tomar

fotos y videos

Luego de externar la invitación a la comunidad en general para que asistan a la celebración indígena, el vocero de la Tribu Yaqui de la Loma de Guamúchil, Miguel Ángel Cota Tortola les pidió que por respeto se abstengan de tomar fotografías y videos en las procesiones.

“Somos celosos de nuestras costumbres y tradiciones y a quienes sorprendamos captando nuestra celebración se les recogerá el equipo y previa consulta con las autoridades indígenas para definir la situación”, manifestó.