Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
SANTIAGO.- El incendio que el fin de semana dejó al menos 15 muertos, 2 mil 500 viviendas destruidas y 12 mil 500 damnificados en la ciudad de Valparaíso, Chile, ha sido completamente extinguido, informó el Cuerpo de Bomberos de la ciudad.
Cinco días después de que el incendio forestal llegara a la parte alta de Valparaíso y arrasara una zona habitada por familias de escasos recursos, las autoridades anunciaron que ya fue controlado y sus focos extinguidos.
“Está completamente extinguido (...) estamos haciendo un proceso de prevención en algunos sectores, pero más allá de eso, nada”, dijo el comandante de Bomberos de Valparaíso, Enzo Gagliardo.
“Nos ha favorecido el tiempo, hemos tenido mucha vaguada costera (llovizna) y bastante humedad en la noche, lo que nos ha ayudado muchísimo”.
Bomberos del puerto de Valparaíso recibieron el apoyo de cuerpos de otras ciudades, incluyendo Santiago, para enfrentar la emergencia, especificó Gagliardo.
El Cuerpo de Bomberos de Chile está constituido completamente por voluntarios que no reciben ninguna paga y consiguen su equipo por medio de donaciones.
Por su parte, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) aún se mantiene en alerta ante un posible rebrote en los bosques que rodean la ciudad de Valparaíso.
Asimismo, cientos de jóvenes universitarios continúan trabajando en los cerros que se vieron devastados por el fuego en el retiro de escombros y la asistencia a los damnificados, muchos de los cuales permanecen en sus terrenos por miedo a perder su propiedad, dado que muchos no poseen documentos legales que los señalen como dueños.
Las autoridades se encuentran investigando el origen del incendio y no descartan la participación de personas, aunque se ha sugerido que podría haberse originado en depósitos de basura ilegales, para luego extenderse por los bosques y a las zonas habitadas, aunque también se ha sugerido que la causa fue que dos aves se electrocutaron en cables de alta tensión y las chispas provocaron el incendio.
La Presidenta Michelle Bachelet anunció que se estudia un plan para cambiar el plano de la ciudad y generar una mejor infraestructura urbana en una zona de Valparaíso que se levantó improvisadamente y sin respetar ninguna legislación sobre edificación y seguridad, por lo que muchos de los hogares incendiados estaban hechos de madera y lámina y no tenían acceso a servicios.