Por Diana Saavedra
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El sismo que se sintió ayer no descarta que en la Brecha de Guerrero se genere un movimiento telúrico mayor, informó Víctor Espíndola Castro, del Servicio Sismológico Nacional.
“Seguramente no es el que se esperaba. Es muy posible que pudiera producirse otro movimiento telúrico fuerte en la zona”, precisó.
El sismo registrado ayer a las 9:27 horas se produjo por la interacción entre la placa de Cocos con la placa Norteamericana, a 41 kilómetros de Petatlán, Guerrero en el límite de la brecha.
Es común que luego de que se ha liberado energía se acumule nuevamente en los límites entre las placas, lo que da origen al movimiento telúrico.
Sin embargo, desde hace más de 102 años en la zona entre Acapulco y Zihuatanejo, conocida como la Brecha de Guerrero, esto no ha ocurrido, pues el último movimiento de importancia fue en 1911.
Por ello se espera que ocurra un movimiento de alta intensidad en esta área.
Aún cuando Petatlán está muy cerca de Zihuatanejo, Espíndola Castro precisó que no es posible descartar que vaya a ocurrir nuevamente un sismo importante en la región.
El especialista explicó que el sismo de ayer tuvo una intensidad de 7.2 grados Richter equivalente a casi mil bombas atómicas.
“La energía que se liberó logró sacudir desde el Pacífico hacia el Centro del País, es decir los estados de Guerrero, Morelos, Michoacán, Hidalgo, Tlaxcala, Jalisco y Oaxaca”, detalló.