Ganan pescadores más capturando menos curvina golfina, especie que sólo hay en tres zonas de México


Por Evlyn Cervantes

AGENCIA REFORMA

HERMOSILLO.- La curvina golfina, una de las pesquerías más importantes del Alto Golfo de California, experimenta por tercer año consecutivo un manejo sustentable para la especie.

Anualmente se determina un total de captura permisible que se divide entre todos los participantes dentro de la pesquería; a cada pescador se le asigna una cantidad específica, de manera que se establecen límites que promueven la sustentabilidad, explica Pedro Zapata, director general de Environmental Defense Fund (EDF) de México.

De este modo, además, cada pescador puede decidir cuándo salir a pescar.

Con este sistema, denominado manejo compartido por cuotas, los pescadores dejan parte del recurso pesquero en el agua y preservan así una porción de la pesquería como una inversión para el futuro.

A tres años de su implementación, este esquema ha permitido que los pescadores ganen más pescando menos, pues ya no hay sobreproducción y el producto no se abarata en el mercado, dice Zapata.

“Este año, la captura de curvina era alrededor de 3 mil 500 toneladas y en años anteriores a las cuotas la captura fluctuaba en hasta 6 mil toneladas”.



Especie de un solo hábitat

El Alto Golfo de California es el único hábitat donde se encuentra la curvina y su lugar de desove es adentro de la Reserva de la Biósfera Alto Golfo de California y el Delta del Río Colorado. De aquí la importancia de promover el manejo sustentable de la especie y garantizar la preservación comercial de la que dependen cientos de pescadores de la región.

Actualmente, 662 permisos para pesca de curvina golfina operan con un manejo compartido por cuotas en tres poblaciones de Sonora y Baja California: El Golfo de Santa Clara (82 por ciento), San Felipe (13 por ciento) y El Zanjón (5 por ciento).

Las mareas comerciales de curvina coinciden con la Cuaresma y su comercialización principal está destinada a la Ciudad de México (39 por ciento), Guadalajara (15 por ciento), Tijuana (14 por ciento) y Ensenada (9 por ciento).

Entre el 10 y 20 por ciento de la captura se envía a Brasil, Hong Kong y Estados Unidos.

Otro modelo es posible

Según Zapata, la pesca en México aún se enfoca al volumen y la producción, de tal manera que se impulsa la mayor extracción de productos pesqueros sin potencializar el valor de las especies.

Sin embargo, a través del manejo compartido por cuotas, EDF de México busca desarrollar las pesquerías a partir del valor de la especie y evitar así una pesca por volumen que induce a la sobreexplotación.

La CONAPESCA, planteó, debe apostar por promover pesquerías sustentables con incentivos sociales y económicos para los pescadores y no dedicar el 71 por ciento de su gasto al subsidio de diesel para las embarcaciones.

“Tiene que haber mejores reglas de operación. Que, en vez de dar subsidios para diesel, les den subsidio para mejor infraestructura. Hay comunidades pesqueras que se beneficiarían más de tener una planta con instalaciones higiénicas”.

La pesquería de curvina en el Alto Golfo de California duplicó su tamaño en los últimos 10 años. Mientras en los noventa había cerca de 250 embarcaciones, en el 2000 había más de 600.