Banner

THE ASSOCIATED PRESS

CD. DE MÉXICO.- No hay mañana. Es ahora o nunca. El campeón del fútbol mexicano, León, se juega la vida en la Copa Libertadores de América 2014 hoy en el Hernando Siles, de Bolivia, contra el Bolívar.

La Fiera visita a la Academia para jugarse el partido de vuelta de los octavos de final del torneo continental con la obligación de ganar o empatar por más de dos goles, ya que en la ida de esta llave el resultado fue 2-2, y a los celestes les favorece el gol de visitante.

Por fútbol y propuesta la victoria la merecen los mexicanos, pero vencer al Bolívar no es cosa sencilla, y eso lo sabe perfectamente el mismo León, quien no ha podido vencer a los paceños en las tres veces que se han visto este año.

El León tiene que estar preparado para medirse a la falta de oxígeno por jugar a 3 mil 600 metros de altura sobre el nivel del mar, pero sobre todo al desgaste mental que tendrán al intentar abrir al equipo boliviano que tiene como especialidad defenderse muy bien. La paciencia y contundencia serán claves para la escuadra de Gustavo Matosas.

El campeón mexicano, que ya conoce lo que es jugar en el Hernando Siles e incluso le perdonó la vida en fase de grupos al Bolívar, recupera para este cotejo a su capitán Rafael Márquez, quien no pudo estar la semana pasada por sumatoria de cartoncillos, sin embargo no podrá contar con la pareja del “Káiser” en la central, Ignacio González por expulsión y además tiene la duda del volante Elías Hernández.

Por su parte los bolivianos tendrán cuadro de lujo, aunque corren el riesgo de que la condición física les cobre factura durante el encuentro.