Mario Rivas Hernández
Por qué fue buena la visita de Peña Nieto

VEAMOS: ¿POR QUÉ FUE buena la visita de ENRIQUE PEÑA NIETO a Sonora?
De entrada, yo diría que por diversas razones.
Por ejemplo, buena porque cubrió una larga ausencia que ya se prestaba a especulaciones de toda jaez.
Desde luego, buena porque comprometió recursos para carreteras --¡y en qué forma, caray!-- y porque, en el evento del hospital del IMSS de la Zona Norte de Hermosillo, anunció que en junio venidero iniciarán las obras del hospital que ofreció construir durante su gira de campaña por Nogales.
Extrañamente, los medios se ocuparon del acto del IMSS 14, Zona Norte de Hermosillo, pero no de la buena noticia que dio ahí mismo a los nogalenses.
Y fue buena, a fin de cuentas, porque los sonorenses vimos a un Presidente Peña muy contento, conciliador y caballeroso con pintos y colorados.
Ayer mismo, platiqué con algunos colegas de Hermosillo y con otro de Guaymas.
Uno de los capitalinos piensa que la visita le sirvió al gobernador porque disipó las dudas sobre un presunto enfriamiento de relaciones Federación-Estado.
Pues sí.
Otro más, también de Hermosillo, afirma que fue comedido el Mandatario al no opinar sobre casos tan sensible como la crisis en la UNISON pero también por no haber descalificado ni el Movimiento Ciudadano por la Defensa del Agua ni opinar sobre la obra hidráulica.
--Yo creo que debió opinar-- interviene el colega de Guaymas.
--Él vino a darnos buenas noticias. ¿Para qué enturbiar el ambiente involucrándose en conflictos que son tan nuestros?
El único colega que no había opinado dejó caer la sorpresa:
--Claro que sí hubo involucramiento federal. En el Aeropuerto de Puerto Peñasco, se reunieron miembros de la Tribu Yaqui y del Movimiento Ciudadano por la Defensa del Agua con el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda.
--Pero este funcionario como que no estaba programado-- objeta uno.
--No lo estaba. Y tan no lo estaba que Miranda llegó en un avión por separado, lo que significa que no venía en la comitiva.
--Eso es cierto. No se le vio en Hermosillo, al menos yo no lo vi, y tampoco en El Pinacate.
--No podía estar en El Pinacate si a la hora del evento él estaba reunido con Cesáreo Cota, Tomás Rojo Valencia, Baltazar Peral, Nicolás Olea y Juan Leyva Mendívil en una sala que les prestó el director del Aeropuerto de Puerto Peñasco, que por cierto es de Obregón.
--Algo leí de que la próxima semana vendrán secretarios de Estado a Obregón.
--Sí, vienen los de SEDATU, SAGARPA, SEMARNAT y el comisionado de los pueblos indígenas, aunque el principal es Luis Enrique Miranda, que estará varios días en Cajeme para desfogar las demandas de los yaquis. Les va a ir muy bien.
VOLVIENDO A LO BUENO de la visita presidencial, no pasó desapercibido el hecho de que comprometiera nuevas visitas a Sonora, lo que es significativo para todos.
Algo que gustó mucho fue lo reducido de los eventos, donde no sobró ni faltó nada.
No faltó quién se preguntara por qué no se quedó a pernoctar en Sonora en lugar de dormir en Mazatlán.
Yo diría que fue una cuestión de logística.
Otro punto importante es que no motivó espacios para los aspirantes al Gobierno del Estado, lo cual es un cambio de actitud política en un Presidente priísta de la República.
¿Se acuerda usted de aquellas costumbres presidenciales de hacerle “guiños” a cada uno de los suspirantes, o de apapacharlos en público, o de deslizar una frase insinuante?
Fue el Presidente ADOLFO RUIZ CORTINES el que hizo famoso este estilo y quienes lo sucedieron lo hicieron una tradición, todavía vigente en tiempos de López Portillo.
TAMBIÉN LLAMÓ PODEROSAMENTE la atención que se haya relegado al personal político, y las camisas de colores rojo, amarillo y azul.
Cero promocionales políticos.
Tampoco trajo a los fuertes del Gabinete. A MIGUEL OSORIO CHONG, por ejemplo.
¿Acaso porque es muy temprano para andar adelantando vísperas?
A lo mejor.
Otro dato: sólo un ex-gobernador estuvo en los dos actos más importantes.
CURIOSAMENTE, LO DE EL PINACATE fue menos resaltado por los medios que la visita de Hermosillo.
De hecho, muchos se preguntaban por qué el Presidente Peña tuvo más deferencias en Hermosillo con el alcalde panista de San Luis Río Colorado que con el munícipe priísta de Puerto Peñasco, GERARDO FIGUEROA, donde se llevó a cabo uno de los grandes eventos.
Esta confusión se debe a que hubo cambios de último momento, como la cancelación del evento de SLRC.
Figueroa si fue “apapachado” por Peña Nieto en El Pinacate donde el Presidente lo mencionó en varias ocasiones.
Figueroa no estuvo en Hermosillo, quién sabe por qué.
Al menos es lo que me han dicho algunos colegas de la capital.
CIERTAMENTE, LOS EVENTOS de Hermosillo tuvieron una connotación más política, más grilla.
Aquí, en mi computadora, tengo algunas fotografías que fueron tomadas en uno de los eventos de la capital.
En una gráfica, se aprecia claramente cuando Peña Nieto estrecha la mano de ANTONIO ALVÍDREZ LABRADO, secretario del Ayuntamiento de Cajeme.
En la otra, es EFRÉN ROMERO ARREOLA, alcalde de Bácum, el que saluda al primer Mandatario.
Los rostros de todos, brillan por el sudor de la media tarde.
DE HECHO, EN EL PINACATE fue otra cosa, aunque en algún momento, el Presidente saludó, de mano y palabra, al diputado federal ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, a quién llamó por su nombre, sonriente, amistoso.
En suma: la visita del Presidente a Sonora fue, definitivamente, muy buena.
Esto no tiene vuelta de hoja.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Y ACÁ, EN CAJEME, ANOCHE habríase llevado a cabo la presentación de la novela más reciente del doctor y escritor RENÉ SOTO REYNA...
Se titula “A volar, mi amor”, y la historia se desarrolla sobre un fondo histórico rigurosamente investigado...
Se trata de una magnífica obra que habría sido presentada por el analista y académico BULMARO PACHECO MORENO, en el Museo Sonora en la Revolución, cuyo director es JOSÉ LUIS ISLAS PACHECO...
Soto Reyna se ha convertido en la revelación literaria del momento en Sonora, si bien muchos piensan que su obra debe ser difundida a nivel nacional por su calidad literaria y su profundidad narrativa...
El autor parece encaminarse a un estilo que otros novelistas lograron perfeccionar y con ello alcanzar grandes éxitos, no sólo literarios sino en ventas...
Me viene a la mente El General en su Laberinto, de GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, quien, sin apartarse un ápice del rigor histórico, logró darle a la rama sentimental un realce que hizo de los personajes actores favoritos de los lectores...
SIMÓN BOLÍVAR y su amante Manuela, dejaron la oscuridad de sus relaciones para presentarse ante el mundo del siglo XX como los amantes indisolubles que fueron, hasta el final de los días del generalísimo...
Pero Gabo también desmitificó a Bolívar, en su lecho de enfermo enfebrecido...
Pues bien: Soto Reyna, en su cuento “El Carro del Doctor”, desmitifica también a dos personajes que forman parte de la historia de la Ciudad de Durango y esto le da a los personajes de su historia, un encanto que difícilmente hubiesen logrado de otra manera...
“A volar, mi amor”, es una historia que rebasa cualquier expectativa y vale la pena leerla, pero también escucharla en el relato de su presentador...
Yo esperaría que anoche hubiese habido una notable audiencia, por el bien de la cultura, por el bien de la literatura y porque ayer fue “El Día Internacional del Libro”...
Ojalá...
MIENTRAS TANTO, EL OTRO DÍA tuve el gusto grande de platicar con el empresario JUAN RURICO LÓPEZ QUINTERO, quien me comentó que como productor acuícola tiene confianza en que el Gobierno va a agilizar la entrega de los 300 millones de pesos prometidos...
De hecho, Juan Rurico siente que las cosas van bien a partir del hecho de que ya fueron entregados los otros recursos comprometidos...
Que así sea...
Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, ayer mismo, mientras revisaba mi correspondencia electrónica, me topé con un video del licenciado CARLOS ANAYA GUILLÉN...
Vi y escuché su exposición y me quedó la certeza de que este joven abogado sabe lo que dice y por qué lo dice...
No hay desperdicio en su exposición, en su análisis y en la descripción que hace de un México donde los buenos se confunden con los malos...
Es decir, donde los agentes policíacos, que deberían de ser los buenos, de pronto se presentan como los malos a los que el ciudadano de bien debe temerles...
VIENE A COLACIÓN ESTE comentario, a propósito de las declaraciones del contralor municipal de Cajeme, JUAN MANJARREZ DÍAZ, que publicó TRIBUNA...
El funcionario dio a conocer que se reciben en la Contraloría un promedio de 14 denuncias de ciudadanos que son detenidos por conducción punible --principalmente de noche-- por elementos de la Policía Preventiva...
Las denuncias son por actitud prepotente y abuso de autoridad...
Por desgracia, es una verdad absoluta...
Y peor aún: no es privativa esta actitud de la Policía Municipal, de hecho. Todas las corporaciones incurren en este tipo de desmanes y de atropello, amparados en el manto de impunidad que les confiere el estado de violencia que vive este País...
Imagínese: si en otros tiempos, cuando existía una relativa paz en las ciudades, los policías eran temibles en la noche, ahora, cuando se les permite usar pasamontañas para ocultar su identidad, la actitud es verdaderamente abusiva...
Esculcan los bolsos de las mujeres sin que exista razón para ello y se convierten en hostigadores desde el anonimato del pasamontañas...
Esto es una realidad y está frente a nuestros ojos...
Es todo.
Le abrazo.