Banner

Por Adán García
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- Uno de 15 cuerpos que fueron encontrados en marzo pasado, en una fosa donde Los Caballeros Templarios se deshacían de sus víctimas, fue velado afuera del Palacio Municipal de Apatzingán.
El féretro con los restos de Diana Lisette Jaimes, de 19 años de edad, fue colocado sobre la calle principal, acompañado de un arreglo floral y veladoras.
Junto al ataúd destacaba una fotografía de la víctima y otra de su pequeño hijo Jorge, de apenas un año de nacido y quien también fue localizado en la fosa de Los Templarios.
El velorio lo organizaron opositores al alcalde Uriel Chávez, detenido el pasado día 15 por presuntos nexos con ese grupo criminal.
Al funeral asistieron decenas de integrantes del Consejo Ciudadano para la Reconstrucción del Sano Tejido Social (CCRISTOS), una organización civil fundada por el vicario de la Diócesis de Apatzingán, Gregorio López, para vigilar el pueblo contra el crimen organizado.
“Este funeral tiene el objetivo de desagraviar a las víctimas y exigir justicia para ellas y sus familias”, expresó Eliezer Rangel, integrante de esa organización ciudadana.
El representante de CCRISTOS señaló que después de dos meses de haber sido localizada la fosa con los restos de 14 personas, apenas ayer lograron recuperarse siete cuerpos del Servicio Médico Forense de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE).
Los demás presuntamente continúan bajo análisis periciales y de ADN para certificar su identidad antes de ser entregados a los deudos.