Mario Rivas Hernández
Inseguridad: peor el remedio que la enfermedad

NO ES EL ÚNICO COMUNICADOR nacional que ha descrito a Tamaulipas como el peor lugar posible para vivir.
Lo han afirmado muchos ciudadanos de menor jerarquía mediática. Por ejemplo, DENISSE MAERKER pero también profesionista y empresarios que en un momento dado abandonaron el Estado por la inseguridad de todos los días.
Aquí ya lo dije en alguna ocasión: un amigo mío, profesionista él, vivió algunos años en Tamaulipas.
Allá le iba bien. Se había acreditado como un buen empresario y los contratos de construcción no le faltaban.
El único problema era la inseguridad.
Un día vino a Sonora a ver a sus familiares. Ellos radican en Hermosillo pero mi amigo se descolgó a Cajeme, a saludar a sus cuates.
Cuando vi la camioneta en que se desplazaba, le lancé la broma:
--Pecas de austero. La camioneta parece de las utilitarias que tienen algunas empresas.
La respuesta no fue en broma:
--Y si más austera la hubiera encontrado, la compro.
Y entonces me explicó: en la mayoría de las ciudades de Tamaulipas los empresarios no circulan en autos caros, en una Lincoln, por ejemplo o en una Sierra, porque es como tentar al diablo.
“A plena luz del día en cualquier lugar céntrico de una ciudad, en una esquina te bajan, te la quitan y si te opones te matan”, resumió.
EL PERIODISTA EN CUESTIÓN al que me refiero, líneas arriba no es otro que CARLOS LORET DE MOLA.
El titular del programa matutino de Televisa, Primeros Noticias, siempre ha sido un relator insistente de los actos de criminalidad en Tamaulipas, Entidad a la que ha descrito como la peor para vivir en este País.
Me llamó la atención porque yo había llegado a creer que las cosas en ese Estado habían mejorado.
Que los cárteles habían sido contenidos y se podía vivir con más o menos tranquilidad en cualquiera de sus ciudades.
Ahora se, por Loret, que no es así.
TODAS LAS HISTORIAS que yo acumulé durante meses, me fueron contadas en otros tiempos.
Diría yo que a principios del 2013.
En ese tiempo simplemente no se podía andar en la calle sin el riesgo cierto de ser asaltado y despojado del auto.
Aquí mismo conté historias reales que eran como para erizarle la piel a cualquiera.
Verbigracia: aquel acaudalado ranchero a cuya propiedad una mañana llegó un grupo de hombres armados con un Notario Público.
Lo obligaron a ceder el rancho y firmar ante el Notario.
Y ni siquiera le pagaron algún dinero por la propiedad.
Otra más: una estación de servicios, con gasolinera y locales de renta, pasó en forma gratuita a manos de personas extrañas, mediante la amenaza de matar a la familia del dueño.
Y como éstos, muchísimos otros casos.
Eran esos días en que se decía que el gobernador EGIDIO TORRE CANTU vivía encerrado a piedra y lodo en su oficina de Palacio, custodiado por 60 guaruras.
Con el tiempo, Tamaulipas dejó de ser material noticioso de las secciones policiacas de los periódicos.
Y como digo: llegué a creer que la situación había mejorado y que el Estado había vuelto a ser lo que antes había sido.
Pero Loret cuenta otra historia.
RESULTA QUE LA PAZ que supuestamente se disfrutaba en el Estado, no era sino el resultado del triunfo de un grupo delictivo sobre las fuerzas del Gobierno.
Era la paz de los malos, no de los buenos, aunque a estas alturas uno ya no sabe quiénes son los malos y quiénes los buenos.
PERO ESA PAZ UNILATERAL se disipó a finales del año pasado. La violencia y la inseguridad en las calles, resurgió con la misma intensidad de los peores momentos.
Loret dice que es porque los Zetas le disputan el predominio al Cártel del Golfo.
Quién sabe.
El caso es que, en efecto, Tamaulipas es un lugar donde no se puede vivir con tranquilidad.
Quizás es menos seguro que Sinaloa, que ya es mucho decir.
Este tema de la inseguridad en las calles, me ha sido muchas veces comentado por algunos amigos y a través de correos por mis dos que tres lectores.
¿Y Cajeme, qué?
YO TENGO UNA TESIS PARA explicar el caso de Cajeme y de Ciudad Obregón en lo particular.
MIRE USTED: QUIENES insisten en que Ciudad Obregón es presa de la violencia y que no le va a la zaga a cualquier ciudad de Tamaulipas o de Sinaloa, no han analizado en forma integral el fenómeno.
En Ciudad Obregón tenemos registros regulares de personas que son ejecutadas. Es cierto las ejecuciones se han tornado descaradas porque se cometen a cualquier hora del día y en cualquier lugar.
Es un poco burlarse del orden establecido y una señal inequívoca de que los que generan la muerte han logrado espacios que les correspondían al Estado.
Pero con todo, aunque los asesinatos se perpetran a plena luz del día y frente a muchas personas, los daños colaterales no han sido muchos.
De hecho, han sido muy escasos.
PARADOJICAMENTE, LO QUE tenemos en Cajeme no es una inseguridad social por parte del crimen organizado.
De hecho, se está presentando una situación insólita en la que los ciudadanos no le temen al crimen organizado -porque en general no se mete con los civiles- sino a quienes salen a las calles a combatirlo.
Es a las distintas corporaciones policiacas a las que la ciudadanía le teme.
Las principales víctimas de los retenes, no son desgraciadamente los delincuentes sino las familias y los ciudadanos en general, que tienen la desgracia de toparse con uno de esos grupos, cuyos jefes por lo regular se presentan enmascarados.
Y desde esa impunidad que da el anonimato, cometen abusos de poder, hostigan a ciudadanos de bien -a hombres y mujeres-, esculcan los bolsos de éstas, atruenan sus sermones en una inaudita falta de criterio y de respeto a quien nada les ha hecho para merecer la humillación.
Agreden por el simple hecho de saberse intocables en horas de la noche donde ellos son los amos del momento.
Las denuncias en poder del columnista, se cuentan por decenas, muchas más que las que el contralor municipal JUAN MANJARREZ DÍAZ, dice haber recibido por abusos de autoridad de los municipales.
En términos reales, se podría decir que éste es el principal problema de incomodidad y de molestia que enfrentan los ciudadanos de Ciudad Obregón.
Hay violencia sí, pero hasta ahora ésta no se ha reflejado en agresiones a personas de la sociedad civil.
Los que saben de estas cosas, afirman que hasta ahora la violencia se circunscribe a ajustes de cuentas entre grupos criminales.
Claro: a nadie le gusta que se mate a la gente, trátese de quien se trate pero en este caso está resultando peor el remedio que la enfermedad.
Ni hablar: es el signo de los tiempos.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡AH, QUE LAS HILACHAS! No cabe duda que nunca falta el prietito en el arroz…
Ayer me platicaban algunos empresarios de Hermosillo que fue muy errática la organización de la llegada de los invitados a las instalaciones de la Delegación de la SCT, donde el Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO encabezó el acto más importante de todos…
--Fue una verdadera anarquía, nos tuvieron mucho tiempo bajo los rayos del Sol y los mentados papelitos que nos dieron para ocupar nuestro lugar estaban cambiados… Fue un desgarriate y esto va para los saldos negativos de la gente que puso a ordenar JAVIER HERNÁNDEZ ARMENTA-- me explicaba uno de los hermosillenses…
Como verá usted, es la misma historia de siempre…
MIENTRAS TANTO, DESDE el restaurant “Cuchilleros”, de la Ciudad de México, me reportaron ayer, a partir un piñón, a un grupo de delegados federales de Sonora…
A saber: FRANCISCO PIÑA, de Liconsa; ROLANDO GUTIÉRREZ, de Profeco; VÍCTOR GUERRERO, de la SEP; MANUEL MORUE, del INAES; ULISES REYES, del RAN; WENCESLAO COTA MONTOYA, del Trabajo; y LUIS NÚÑEZ, de Economía…
Me comentan que en mesa aparte, se encontraba el inefable PORFIRIO MUÑOZ LEDO, en tanto que, en otro sitio de buen yantar estaba el director regional de ASERCA, DANIEL TRÉLLES IRURETAGOYENA…
Lo que me lleva a recordar que la tarde-noche del pasado lunes, se llevó a cabo una cena en torno al dueño de la casa, ANTONIO CUADRAS GARCÍA, ex-alcalde de Agua Prieta y hoy colaborando en el FOMDEN…
Entre los asistentes se encontraban el ya mencionado Trélles Iruretagoyena; HUEMAC BADILLA, LIONCIO DURAZO, delegado de Gobernación en Sinaloa; JULIÁN LUZANILLA CONTRERAS, delegado del CEN del PRI en Chihuahua; RODOLFO JORDÁN VILLALOBOS, secretario general de la CNC en Sonora; CHALITO MATUZ, el Dr. ENRIQUE LIBORIO GUTIÉRREZ PÉREZ, GILDARDO ANGULO, GERARDO MORENO, entre otros…
¡Larga vida para ellos!...
Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, pocos se enteraron de que hace algunas semanas el delegado de la CONAGUA, CÉSAR LAGARDA LAGARDA, en plena reunión de altos funcionarios federales en Vícam, donde pactaron acuerdos con los dirigentes Yaquis, empezó a experimentar fuertes dolores de vientre…
Profesional como es, César mantuvo la ecuanimidad pese a que el dolor era cada vez más insoportable…
Durante horas intentó calmar el dolor con medicamentos como Omeprasol y otros, sin obtener alivio…
En algún momento supo que ya no le sería posible disimular lo que estaba ocurriendo y corrió a buscar ayuda médica. La auscultación mostró síntomas que indicaban que una úlcera se había reventado…
César Lagarda Lagarda salió bien librado de este trance y por ello me congratulo…
¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUE VAMOS A GALOPAR! La historia lo establece: a veces han sido las mujeres las que determinan la diferencia…
VIENE A CUENTO LO ANTERIOR, a propósito de las fuertes declaraciones que hizo la presidenta de CANACO-Navojoa, MARÍA REMEDIOS PULIDO TORRES, en relación a las odiosas casetas de cobro instaladas en el Sur de Sonora…
Para la dirigente empresarial, no hay de otra: CAPUFE debe quitar las casetas porque “tiene prisionero al Municipio y afecta al comercio”…
PUES BIEN: UNA MUJER NAVOJOENSE ha marcado la pauta para que los antiguos y los nuevos liderazgos dejen el silencio y se pronuncien en favor de un Frente Único por el Libre Tránsito…
Lo cierto es que no se trata de colores ni de partidos políticos, sino de una aberrante violación de la Constitución que sucesivos gobiernos federales han solapado…
Las cosas como son…
Es todo.
Le abrazo.